Ninots Políticos

Un-ninot-de-Mariano-Rajoy-arde_54370451874_51347059679_342_226

Este pasado fin de semana, la ciudad de Granada recibía una comitiva de 1500 falleros que nos harían una demostración excelente de lo que son las fallas.

Estas fiestas tradicionales funcionan como un altavoz de llamamiento al turismo, donde poder disfrutar de unos días festivos únicos , lo que la hacen especial y genuina,  y son considerados aspectos esenciales que influyen en la creación de la marca ciudad valenciana, haciéndola reconocible de manera internacional.

Y es que en esos días donde el olor a pólvora, el humo y el fuego toman las calles de la ciudad mediterránea, conllevan a su vez tintes relacionados con la comunicación política.

Exposició+Ninot++12022014_532

Si hacemos referencia a esta disciplina, vemos ilustrados en los característicos “ninots” las figuras de cartón que arderán la noche de la “cremà”, a un gran abanico de personalidades autonómicas y nacionales. Lo que resulta curioso de estas imágenes, es que la creación de las mismas se inspiran en su mayor parte en informaciones, acciones y propiamente en los políticos que las protagonizan.

Corrupción, recortes, cierres y otras conocidas acciones gubernamentales encuentran su espacio creativo en estas fiestas.

Barberá, Fabra, Rajoy, Rubalcaba, Diez y un largo etcétera de políticos españoles e internacionales han estado representados en las fallas valencianas, donde a su vez se enfrentan a un examen ilustrado de sus comportamientos y acciones en la vida política, siempre teniendo en cuenta que el humor y la sátira estarán presentes y que quedarán relegados a cenizas, lo que podríamos considerar una nueva oportunidad de mejora o de continuidad para ellos.

Exposició Ninot  12022014_367Pero no queda ahí la cosa,  ¿Qué imagen proyectan los “ninots” políticos? Bajo mi punto de vista, aquella que los propios protagonistas han mostrado a la ciudadanía,  un reflejo de lo que la sociedad en este caso valenciana, piensa sobre ellos, siempre aderezado con ironía y sarcasmo.

Los “ninots” dependiendo de la percepción social que la ciudadanía tiene de cada político, derivada de sus acciones y las noticias relacionadas, realzará sus rasgos de una u otra manera, lo que nos da como resultado unas imágenes más o menos atractivas, más o menos cómicas y más o menos reales. Eso si, todos reciben una dosis de realidad bañada con humor que siempre viene bien para poner los pies en el suelo y replantearse si la imagen que dan es la que realmente quieren dar a la población.

Por tanto, la imagen política encuentra uno de sus exponentes mas internacionales en esta fiesta tradicional, donde se les castigará o premiará a través de la producción de los “ninot” personalizados, que mostrarán la cara ácida de la realidad política.

Exposició+Ninot++06022014_012

Gracias a Distrito Fallas por las fotografías.

 

Anuncios

La foto de la discordia

1370632935861fabra rajoy detdn

Este pasado fin de semana ha tenido lugar una de las convenciones características de los partidos mayoritarios españoles, donde dirigentes institucionales y partidistas se dan cita con el objetivo de mostrar unidad dentro del propio partido y extrapolarlo al resto de la población a través de la cobertura mediática que se hace de este evento político de partido.

Pero esta muestra de unidad, se ve empañada cuando llega la hora de hacerse la foto de grupo y existe un factor que prefieren evadir o evitar; fotografiar a los cargos institucionales nacionales, concretamente al Presidente del Gobierno con representantes locales de su propio partido marcados por una imputación.

foto de la discordia

Esta atribución de un delito se ha convertido en toda una enfermedad contagiosa en estos últimos años, donde vuelven a ser PP y PSOE los mas afectados por ellos y los primeros que quieren encontrar una cura a esta afección. Mientras que la encuentran, prefieren que aquellos cargos sanos, no se mezclen con los afectados y en el caso de no poder evitarla, no dejar constancia de una posible relación ni siquiera en una fotografía de grupo de partido.

Esta exclusión visible de los imputados, contrasta totalmente con el depósito de toda la confianza en los mismos a la hora de liderar unas listas en nombre del partido para llevarlo a las instituciones españolas. Esa confianza de la que suelen presumir por tenerla presente entre sus filas, también se ve infectada y tiene ramificaciones en la propia población a la que se gobierna.

¿Por qué rehuyen a la realización de material audiovisual donde se mezclen personalidades de la misma ideología, en un acto de partido, con personas que han sido imputadas por determinadas acciones en sus funciones políticas de representantes institucionales?

corruptodromo

Uno de los motivos evidentes de este control máximo es el evitar cualquier morbo que esas fotografías o vídeos pueden suscitar entre la población y la propia oposición, incluso si finalmente uno de los imputados resultase culpable y condenado, ya que afectaría directamente a la imagen de unidad del partido. Es una estrategia de prevención por parte de sus responsables de comunicación, para que una única fotografía no suponga la punta del iceberg de una campaña de deslegitimación del gobierno en un futuro y afecte consecuentemente en un periodo electoral.

Pero esta manera de actuar invita a reflexionar sobre las futuras actividades o acciones que el partido en el gobierno puede llevar a cabo ante situaciones que pueden provocar la percepción negativa de sus personalidades. La manera de enfrentarse a situaciones de riesgo, ¿vendrán enmarcadas por actuaciones de control similares a la citada anteriormente?

discordia

Desde mi punto de vista creo que se empeñan en transmitir una imagen de cercanía y confianza con la sociedad con un enfoque equivocado, sin darse cuenta que con estas actitudes basadas en el control máximo y el evitar cualquier posible “enfermedad” futura, les dan la espalda no sólo a la persona imputada sino también a la población a la que representan, que entenderán sus acciones como puro teatro, muy lejos de la propia realidad que los españoles viven actualmente, donde finalmente se percibirán políticas de desconfianza y periferia.

Fotos: El Mundo, Público  y No les votes