Fútbol y Política

mundial-brasil-2014

Hay dos temáticas que en cuestiones de cortesía y reuniones de empresa se ha aconsejado siempre evitar para no crear conflictos; uno es la política y el otro el fútbol.

Éstas tienen sus diferencias obvias y a simple vista pero también existen aspectos similares y comunes; son los temas mayoritarios en reuniones entre amigos o familiares, situaciones en las que también alguna que otra confrontación ha supuesto,  sobre los que más se discute en redes sociales y quienes ostentan mayoritariamente minutos y páginas en los medios de comunicación.

Podríamos considerar la información como una cuerda que se sujeta por ambos extremos, estando en uno la política y en otro el fútbol.

En estos días en los que se celebra el mundial y que se suceden cada cuatro años, del deporte rey, ésta vez en Brasil,  vemos como se entrelaza ambas temáticas; desde la asistencia de representantes internacionales que consideran entre sus aficiones el fútbol y apoyan al 100% a sus jugadores, hasta giros insospechados que se tornan contra los políticos.

descarga (21)

Al igual que hemos podido ver a Angela Merkel celebrando la victoria de su selección en el primer partido jugado,  la mezcla entre los dos se convierte en bomba de relojería cuando la ciudadanía aprovecha los partidos  a los que por motivos adversos acuden autoridades políticas.

Concretamente el que se jugó tras la inauguración,  atisba un reflejo de la relación entre sociedad y clase política en un espacio extrapolable;  los discursos institucionales o provenientes de las autoridades públicas brillaron por su ausencia por miedo a recibir una pitada de las calificadas monumentales, que reflejaría la incomodidad de los ciudadanos con quienes los representan, a través del público en un estadio de 60.000 personas.descarga (22)

Un ejemplo de espontaneidad en este relación de amor –odio, lo tenemos al hablar  de las manifestaciones que en Sao Paulo se están sucediendo con motivo de la celebración de este mundial, lo que supone para muchos un malgasto económico que podría aprovecharse en mejorar la calidad de vida de los cariocas.

Resulta curioso que estas manifestaciones donde la tensión entre policía y ciudadanía es palpable, hayan aumentado considerablemente en número, debido a los asistentes al mundial, quienes en muchos casos se han unido a estas marchas, disfrutando de fútbol por un lado y ayudando a los brasileños por otro. Estas marchas no han protagonizado ni una tercera parte de las portadas dedicadas al fútbol, la diferencia de la cobertura es abrumadora en muchos casos.

manifestaciones-brasil-afp_lncima20130620_0235_27

En España, parece que los políticos también se animan a meter goles a la ciudadanía a través de la aprobación de determinadas políticas de las llamadas controvertidas y que más polémica suelen crear en la sociedad española.

Mientras disfrutamos viendo a la selección española o “la roja”, comprando camisetas y banderas y celebrando goles, nuestro gobierno decide sobre algunas políticas que en circunstancias normales sin mundial de por medio y sin la euforia que estos conlleva, hubieran causado más de una confrontación entre sectores.  De ahí que la diversión que el fútbol provoca, haga sombra a la política.

portada prensa 1

Podemos concluir diciendo que en esta relación ambos sectores se solapan y en ocasiones, ayudan. La percepción en este comienzo de verano se resume en que “llega el fútbol y se acaba la crisis”, provocado por la mediatización deportiva en la que nos vemos envueltos y que ayuda a esconder determinados aspectos que nos afectan en nuestra vida privada y que depende de la aprobación por parte del gobierno, acciones que se suceden estos días en medio de la celebración de la gran fiesta deportiva internacional..

Está claro que el fútbol manda estos días. Veremos que ocurre cuando la euforia  termine y volvamos a la realidad en la que la comunicación política abandere nuestro día a día.

Consejo_Ministros bien

Anuncios

Orgullo Andaluz

Es imposible saber cuando ocurrirá una catástrofe. Aunque no se pueda evitar su comienzo, si que se pueden unir fuerzas para extinguir los derivados del problema lo antes posible. Un claro ejemplo son los incendios que se han cebado con España este año, siendo uno de los peores el ocurrido en la provincia de Málaga a final de agosto y que ha afectado directamente a 6 poblaciones turísticas y sus habitantes.

Tras contemplar a través de diferentes medios como se han sucedido los acontecimientos, puedo decir que me siento orgullosa de ser andaluza.

Las labores de extinción realizadas por los cuerpos de seguridad, voluntarios y los mismos vecinos, han conseguido evitar que lo ocurrido fuera aún peor. He de resaltar la excelente colaboración que todo el pueblo andaluz ha demostrado con las víctimas de tal incidente, donde la solidaridad y el apoyo ganan al paro y a los conformismos que por desgracia suelen caracterizar a nuestra comunidad. Han olvidado sus problemas para dar cobijo a los perjudicados, ofreciendo hasta su propio hogar a personas desconocidas, demostrando que el andaluz es un pueblo fraternal, participativo y unánime ante las adversidades.

No olvido hablar de otros andaluces a los que también debo alabar por sus correctas y eficientes acciones durante los incendios, los políticos.

Los cargos públicos se han unido para depurar responsabilidades y acabar con el incendio lo antes posible, incluso hemos visto imágenes donde políticos pertenecientes a diferentes partidos hablaban de lo sucedido y tomaban decisiones conjuntas para ayudar a los damnificados.

El Presidente de la Junta de Andalucía se personó en la base de operaciones para la extinción de incendios y conocer de primera mano el estado en el que se encontraba, apoyando posteriormente de manera personal a las víctimas en los albergues que habían habilitado para ellos.Anteriormente ya se encontraba en el lugar el Presidente de la Diputación malagueña, convirtiéndose espontáneamente en portavoz para dar información oficial y atender a medios. Es curioso que éstas visitas y posterior reunión de los dos presidentes no sería noticia si perteneciesen a la misma formación: ambos políticos forman parte de partidos opuestos.

Y tras estas afirmaciones, pregunto; ¿Por qué sólo puedo sentirme orgullosa de mis políticos cuando sucede algún siniestro? ¿Acaso no es una catástrofe la situación actual en Andalucía, donde también hay en juego vidas de personas y su calidad de vida?¿ Por qué no utilizan también esas uniones y tomas de decisiones grupales para conseguir una Autonomía mas próspera?

Han actuado pensando en grupo hacia la misma solución en vez de atacarse y malgastar esfuerzos en estudiar a su oponente para dejarlo en evidencia, estando siempre en contra de sus decisiones y acciones, dando únicamente como bueno y verdadero lo que su partido argumenta, algo a lo que nos tienen acostumbrados ya que son sus formas de actuar en las instituciones.

¿Por qué no piensan en aunar esfuerzos hacia una solución común?

Bajo mi punto de vista, las acciones políticas que se llevan a cabo en Andalucía son incoherentes, donde en vez de hacer por construir entre todos un barco que navegue a través de la crisis, sólo hacen por quitarle piezas y demorar mas aún los tiempos de salida a mar abierto para conseguir llegar a buen puerto.

Aportación de los eventos a la sociedad

Hace algun tiempo, me hice la siguiente pregunta:
Sabemos que la celebración de eventos, tiene una finalidad económica como principal, pero, ¿qué otros objetivos cumple en la sociedad?

El término evento, en relación a lo colectivo, es un acto organizado en un determinado lugar en un momento único, dirigido a un público concreto.
Los eventos otorgan al municipio en la que se celebran e indirectamente a la población que vive en el, alicientes positivos y negativos, siempre dependiendo de la magnitud del mismo.
Debemos destacar siempre los positivos, sin dejar olvidados los negativos. Estos últimos hay que tenerlos en cuenta para que puedan ser paliados con anterioridad y no se cometan los mismos errores.

Si hablamos de los objetivos que los eventos aportan a la sociedad, podemos comenzar por el aumento de los beneficios monetarios de sus organizadores, el incremento económico es el principal.
Pero lo económico, va ligado a otros propósitos, ya que supone un extenso conocimiento del lugar en el que se celebra, y en consecuencia, implica un incremento de visitas turísticas para conocer la localidad tras la finalización del acto.

Otro objetivo que cumplen los eventos, es la interacción social, una influencia mutua entre individuos.
Consiguen que personas que en su vida diaria no hubiesen coincidido, se conozcan, entablen conversaciones sobre intereses comunes y lleguen a un trato cordial a corto y en algunos casos, a largo plazo.
Si pensamos por ejemplo, en un evento social-familiar, tiene como la unión de los miembros de la familia para un determinado acto, lo que conlleva una socialización intrínseca entre los componentes de la misma, y por tanto, la interacción social se vuelve a materializar.

Por último, podemos hablar de un objetivo de identidad por parte de los ciudadanos que viven en el municipio donde se realice el evento.
Los vecinos de esa localización, se sentirán identificados con ella, si el evento ha conseguido su fin, y comporta repercusión positiva. Se sentirán orgullosos de pertenecer al municipio que lo ha organizado.

Por tanto, observamos que los eventos ayudan y aportan soluciones a diferentes ámbitos sociales de nuestra vida cotidiana, están totalmente unidos a la sociedad, no se conciben los unos sin los otros e implican metas relacionadas con los ingresos economicos, el conocimiento, la interacción, la socialización y la identidad comunitaria.

Minorías corruptas

Nuestra clase política, tiene una característica nueva, una nueva realidad social; ser la tercera preocupación de los ciudadanos en cuanto a temas de corrupción que se van conociendo.
Debido a los acontecimientos de estos últimos tiempos en nuestro país, donde raro es el día en el que no se conozcan nuevos casos de corrupción en nuestras esferas políticas, veo necesario hacernos las siguientes preguntas: ¿Por qué una minoría aprovecha el poder otorgado por una mayoría para lucro propio? ¿No debería ser esa mayoría la que realmente gobernase, siendo esa minoría su representante en las instituciones, y la que actúe pensando en la colectividad y no en lo individual?
Hay que recordar que quienes les dan el poder que mas tarde corrompen, somos los ciudadanos de a pie, aquellos que nos sentimos identificados con sus propuestas y compromisos, aquellos que depositamos nuestra confianza en unos gobernantes a los que sentimos afines y resolutivos.
Y cual es nuestra gran sorpresa al descubrir que han utilizado esa confianza para hurtar, mentir y para un lucro propio en vez de pensar en un beneficio social, demostrando un egoísmo cada vez mas evidente.

Si hablamos de comunicación política, vemos que la están transmitiendo mal, tanto a nivel institucional, como a nivel político, ya que provoca una generalización social sobre los malos haceres de los representantes, cuando realmente, son una minoría, los que se lucran personalmente con el dinero de todos.
Utilizan una posición de mando en los niveles institucionales, otorgado gracias a los ciudadanos, para aumentar su patrimonio personal con actividades poco recomendables, lo que hace que el prestigio y la forma de trabajar de la institución a la cual representan, pierda confianza de cara a los ciudadanos, al igual que el partido al que pertenezca.

Aquí juegan un papel muy importante los medios de comunicación. Aún siguiendo líneas editoriales muy diversas y escribiendo a favor de un color político u otro, son ayudantes del sistema democrático, contribuyendo a la transparencia y a una mejor calidad informativa de la sociedad, ya que son la voz crítica y reflexiva, los intermediarios entre los gobernantes y los ciudadanos.
Añadir que las redes sociales en todo este entramado de mayorías representadas y minorías representantes, tambien están siendo clave a la hora de conocer de primera mano, como herramientas de participación y debate, las actividades realizadas por los políticos.

Por tanto, vamos a utilizar los medios que tenemos a nuestra disposición para conocer, debatir, hablar y denunciar con pruebas aquellos comportamientos que no son dignos de la democracia y mucho menos de la representación que merecemos.