Propiedades Políticas

Aparentemente, los términos matemáticas y política se repelen. 

A primera vista, diríamos que no tienen nada que ver, salvo que son dos ciencias de diferentes ámbitos. Pero si realmente nos ponemos a indagar, descubrimos que si tienen algo en común; las matemáticas ayudan a explicar acciones y resultados del panorama político actual.Basta con fijarnos en las propiedades conmutativa, asociativa y distributiva y compararlas con nuestros partidos políticos y sus actuaciones.

  • Ley conmutativa : a+b = b+a

Se puede comparar con el bipartidismo español; donde se intercambian números (partidos) para obtener la misma respuesta. Esta alternancia es a lo que estamos acostumbrados en nuestro panorama político; mismos números, diferente orden, igual resultado.

  • Ley asociativa: (a + b) + c = a + (b + c)

Donde no importa como se agrupen, ni el orden de suma, ya que el resultado será el mismo. Bajo mi punto de vista, esta propiedad es la que se sigue en las coaliciones de gobierno, no se alternan el poder, se agrupan para gobernar pero siempre obtendrán las mismas conclusiones.

  • Ley distributiva: (a + b) × c = a × c + b × c

Esta última propiedad, si atendemos a las acciones políticas actuales, vemos que es seguida por el partido en el gobierno cuando ejecuta las consultas con los otros partidos, tanto de manera individual como colectiva, llegando a similares conclusiones.

Por tanto, matemáticas y política no son tan diferentes en su forma, pero si lo son en sus fines;

Mientras que en matemáticas prima la opción por conseguir el mismo resultado para dar veracidad y exactitud a las fórmulas, en política debemos ir encaminados a la realización de diferentes fórmulas para conseguir diferentes resultados.

En política, si siempre actuamos hacia un mismo objetivo donde las leyes utilizadas son siempre las mismas, podremos decir que estamos ante fórmulas absoletas, ya que no consiguen una mejora de resultados, simplemente acentuar aún mas lo que ya se tiene, provocando desafección política entre otras muchas consecuencias.

Si en España tenemos una política de partidos donde a+b=b+a , a+b+c= (a+c)+b o (a + b) × c = a × c + b × c , el modelo político se encuentra en estado de agotamiento porque siempre alcanzaremos las mismos soluciones.

Por tanto, aunque las matemáticas den pie a acciones políticas que se llevan a cabo, debemos apostar por una fórmula política propia, donde el orden de los factores si altere al producto y donde los resultados, conlleven diferencias sustanciales positivas para toda la población.

 

Anuncios

25 de Marzo de 2012

Realmente la noche del 25 Marzo, fue totalmente imprevisible y desconcertante.

Se respiraba un cambio en Andalucía. Después de 30 años de gobiernos socialistas, y tras los últimos acontecimientos políticos como la reforma laboral del Partido Popular, y los casos de corrupción que salpican a representantes andaluces, se hablaba de un giro andaluz hacia el partido que lidera Javier Arenas en Andalucía. Pero ese giro, ha terminado pasándose de rosca.
El Partido Popular, conseguía su ansiada victoria en Andalucía, una victoria finalmente envenenada; El avance de Izquierda Unida, que doblaba sus escaños, y el retroceso del Partido Socialista, menor del esperado, les arrebatarán el gobierno andaluz.

El cambio que se esperaba, ha resultado finalmente un cambio a contracorriente de lo expuesto por los diferentes sondeos y encuestas. Cabe preguntarse cómo los sondeos oficiales, que otorgaban la victoria y gobernabilidad al Partido Popular, no han sido capaces de vaticinar un pacto de izquierdas que serán finalmente quienes lleven el gobierno andaluz, y que se va a materializar en los próximos días.¿Cómo han podido quedarse tan lejos de los resultados finales? ¿Son fiables los resultados de los sondeos y encuestas electorales? Sólo unos pocos politólogos que podemos contar con los dedos de una mano, se atrevieron a pronosticar los resultados finales, y acertaron de lleno.

Aunque en las capitales de provincia, ha triunfado el color azul, han sido los votos de las zonas mas interiores los que han conseguido mantener a la izquierda en el poder.
Es curioso observar como esa consolidación de la izquierda ha tenido como actores principales a aquellos jóvenes con una formación extensa que han decidido otorgar su confianza a Izquierda Unida, y aquellas personas madura de las zonas mas rurales de Andalucía, que vuelven a apostar por el color rojo en sus votaciones.

Bajo mi punto de vista, lo realmente preocupante de estas última elecciones, ha sido la caída de la participación de los andaluces en mas de 10 puntos, pasando de un 73 % a un 62.3 %.¿A qué se deberá esa baja participación?
Está claro que la coincidencia de elecciones nacionales y autonómicas, influye positivamente y de manera creciente en la participación, tal y como podemos observar en la historia electoral.
En estas elecciones, queda demostrado que la movilización de los andaluces para elegir al gobierno de su comunidad, está influenciada por la percepción negativa que tienen de sus representantes, prefiriendo no ejercer su derecho al voto, mostrando conformismo y apatía hacia su institución autonómica.

En conclusión y con permiso de la abstención, gana el verde, el verde de la bandera andaluza, el verde de sus campos, el verde esperanza. Seguiremos con esa esperanza en conseguir una mejor gestión de los recursos y una comunidad mas próspera y social para todos sus ciudadanos.
No cabe mas que decir que el verde, unido al rojo, seguirán caracterizando la comunidad autónoma mas extensa, demostrando que Andalucía, es tierra de izquierdas.

Actos de comienzo de campaña electoral 2.0

En las campañas políticas encontramos definida la tradición en la celebración de alguno de sus actos mas característicos. La pegada de carteles es uno de ellos. Consiste en pegar el primer cartel de campaña por parte del cabeza de lista, en un lugar determinado, en presencia de afiliados, simpatizantes y medios de comunicación justo al comienzo de la campaña electoral.Es un acto simbólico electoral.

La preparación del acto debe ser lo mas exhaustiva posible para que la imagen que llegue a la ciudadanía sea lo mas cercana y profesional posible, huyendo de lo mísero y de lo ostentoso, a través de los medios de comunicación.

Pero en este acto, se relacionan tradición y modernidad, gracias a la influencia de Internet y las redes sociales.

Un claro ejemplo de esta influencia es la celebración del comienzo de campaña en redes sociales, mediante la “pegada- publicación” de carteles virtuales, es decir, crear un “post” o un “tweet” donde se adjunta una imagen similar a la cartelería utilizada a pie de calle.

Y si hablamos de twitter, el comienzo de campaña se convierte en una guerra virtual por alcanzar el primer puesto de los “Trending Topics” y mantenerlo el máximo tiempo posible entre las primeras posiciones.

Es gratificante ver como los partidos políticos por fin comienzan a incluir en su estrategia de comunicación la utilización de las redes sociales para llegar a mas población, y se sirven de sus afiliados y simpatizantes para la creación de la que ya es una nueva categoría dentro de la campaña.

La definición de la campaña virtual, es esencial para una buena transmisión de los mensajes que el partido quiere que llegue a la población y la imagen del candidato se asemeje a la que realmente se quiere dar.

Saben de la importancia que las redes sociales tienen y a lo que aspira su correcta utilización, pero también deben recordar que ser TT no significa que sea por méritos propios del partido y equipo, puede que los “tweets” que lo han llevado ahí, sean negativos y dejen en entredicho al partido y su estrategia. Al igual que sus afiliados lo hacen, también lo hacen detractores y simpatizantes de otros partidos, y ser uno de los temas mas comentados en redes sociales, por las connotaciones negativas a las que se ha asociado.

Creo que deben trabajar mas el ingenio creando” hastags” menos obvios y que destaquen por su originalidad.

En definitiva, los nuevos tiempos conllevan nuevas formas de comunicación y la herramienta Internet, en campaña electoral, puede ser una aliada, si la manejas bien, para conseguir buenos resultados electorales.