Manifestaciones Creativas

protestas-egipto-1

Estarán de acuerdo conmigo en que la sociedad cada vez se encuentra más dispuesta a protestar por aquellos acciones políticas y de gobierno que no son justas, a favor de la transparencia y de que los representantes políticos, e incluso los bancos, se conviertan en lo que los ciudadanos nos merecemos, lejos de la corrupción, el egoísmo y el enchufismo.

Una de las vías formales por las que conseguir esto, son las manifestaciones sobre una cuestión determinada en el que un nutrido grupo de ciudadanos protesta por una situación concreta a través de un recorrido por las calles de diversas ciudades o mediante la concentración en algún lugar emblemático. Seguro que a todos se nos vienen a la cabeza las realizadas en el año 2011 y a las que se les llaman movimiento 15M, como uno de los paradigmas de los derechos políticos que todo ciudadano ostenta.

Movimiento-15-M

Pero ante el volumen de protestas que casi de manera diaria nos encontramos, son los medios de comunicación los que deciden sobre cuales hacerse eco y cuales no. Esta decisión sobre la mediatización de unas protestas en vez de otras que ha provocado la creación de nuevas formas de ejercer este derecho constitucional, haciendo brillar la creatividad y por tanto, incitando a que la repercusión mediática se concentre en ellos por la innovación incluso a veces con tintes cómicos en las que han decidido determinados colectivos transformar sus formas de protestar y manifestarse.

Al tener una mayor cobertura en medios, es más probable que el representante político o económico hacia el que se dirige ese colectivo con esas acciones, por mucho que hayan enviado escritos, concertado reuniones y hayan visitado su despacho, conozca el asunto sobre el que hacen hincapie y así  sepa de su existencia por todas las vías posibles.

Pero esa repercusión no solo es hacia los cargos públicos y los medios, sino también dirigidos a los otros ciudadanos, que mostrarán mayor interés sobre el tema de la protesta cuando son espectadores de estas nuevas vías de manifestarse, por aquello que se dice de que la curiosidad mato al gato.

0971_03-Congreso

El cantar por fandangos en el Parlamento Andaluz, enseñar los pechos con un mensaje en una sesión plenaria en el Congreso, bailar unas sevillanas en una sucursal bancaria, protestar a golpe de ópera o pasearse por los aledaños del consistorio municipal vestidos de zombies ya forman parte de la historia de las protestas en España, y hay que decir que han conseguido su objetivo de salir en medios y por consiguiente canalizar su mensaje hacia la persona concreta  a la que van dirigidos.

Podremos estar de acuerdo o no con las nuevas tendencias en cuanto a protestas que nos rodean, pero considero que  nunca dejaremos de sorprendernos a nosotros mismos, ni llegaremos a conocer al 100% la capacidad humana para inventar y poner la creatividad sobre la mesa en cuestiones que afectan a la calidad de vida y formas de pensar de nuestra sociedad, siempre desde la legalidad y la legitimidad de las acciones.

1317709307194ZOMBIS-WALL-STREETdn

 

Anuncios

Participación ciudadana

Es fácil hablar de participación ciudadana y no saber lo que realmente abarca.

La percepción social que hay al respecto es que únicamente se lleva a cabo cuando las tomas de decisiones que afectan de manera directa a los ciudadanos son negativas, manifestándose y protestando posteriormente por ello.

Considero que el arma mas poderosa que la sociedad tiene en la política activa es la participación ciudadana.

Esta manera de actuación es la que hace que los ciudadanos formen parte de las decisiones que se toman en su municipio, su autonomía, o su país.

Esta arma al servicio de todos, no sólo supone emitir un voto o formar parte de una protesta o manifestación, sino que cuenta con otras herramientas que muchos no conocen. Algunas de ellas se encuentran previstas en la Ley de Bases de Régimen Local en su capítulo IV.

Tanto en esta ley como fuera de ella observamos que la participación ciudadana podemos ejercerla de manera pasiva, como espectadores de lo que ocurre a nuestro alrededor y de manera activa asistiendo a los plenos como público, informándose de las actuaciones que llevan a cabo sus representantes, realizando presentaciones de iniciativas populares y propuestas de consultas, formando parte de las juntas de distrito, realizando encuestas o perteneciendo a asociaciones de vecinos, entre otras muchas.

Si hablamos de dos variantes de ejercer la participación, también tenemos diversos canales para ello; No sólo se puede ejercer de manera presencial, desde hace no mas de 10 años se puede hacer de manera virtual a través de Internet, los soportes informáticos puestos a disposición de los ciudadanos por parte de los consistorios y mediante el uso de las redes sociales, los grandes aliados de la ciudadanía en el Siglo XXI.

La participación ciudadana conlleva a su vez de manera intrínseca una comunicación bidireccional caracterizada por la transparencia, la confianza y la autenticidad, donde ciudadanía y gobierno se entiendan, dialoguen, negocien y consensúen actuaciones juntos, por separado o colaboraciones, todo ello siempre con el objetivo de conseguir una mayor calidad de vida general.

Por desgracia actualmente hay lugares donde no se cumplen estas características, ni por parte de los gobernantes, ya que a algunos no les interesa una participación ciudadana activa para poder hacer y deshacer a su antojo, ni por la ciudadanía, debido al desconocimiento de los instrumentos que tienen a su disposición.

Bajo mi punto de vista el poder de la ciudadanía es inmenso y existe una amplia mayoría que aún no es consciente de ello. La participación ciudadana conlleva mas ventajas que inconvenientes, pero son los inconvenientes los que le dan sentido a su significado. Sin participación ciudadana, la democracia política pierde su esencia. Es la participación ciudadana la que da legitimidad a los representantes institucionales. Por tanto, estando la política hecha por y para los ciudadanos,si no se tienen en cuenta sus acciones y su participación en éste campo, ¿ para qué hacer política?

Acción ciudadana y Reacción política

Hoy me gustaría realizar un ejercicio visual sobre la percepción de España a través de  fotografías publicadas en diferentes medios de comunicación, invitando a  reflexionar sobre la imagen que transmiten de nuestro país:

  • Manifestaciones en diferentes puntos del país en contra de los recortes llevados a cabo por el gobierno (Público.es)

  • Cargas policiales y respuestas ciudadanas en las manifestaciones celebradas (Televisionando.es)

  • Reportajes de fotos escalofriantes en The New York Times sobre lo que es España: Austeridad y Hambre:

  • Presidente del Gobierno  paseando en Nueva York tras intervenir en la ONU (elcorreo.com)

  •  Ministro de Hacienda en la presentación del Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 ( informacion.com)

Tras observar estas fotografías considero que la acción ciudadana y la reacción política a las mismas van en discordancia, lo que lleva a  comunicar cosas totalmente diferentes.

¿Qué transmiten todas estas fotografías? ¿Son un fiel reflejo de la imagen de nuestro país?

Espero sus opiniones

Comunicación errónea o estrategia política

La comunicación política tiene muchas vertientes, y hay que saber distinguir cuando utilizar cada una de ellas. Se piensa que la comunicación es sólo una, donde hay un receptor, un mensaje y un emisor. Pero aun teniendo los mismos componentes, estos también cambian, y dan lugar a la materia multidisciplinar que nos ocupa.
Que coincidan partido y gobierno puede dar lugar a confundir la comunicación que transmiten.
Voy a tomar como ejemplo, la comunicación llevada a cabo por el Partido Popular en el gobierno y en el partido.

Al igual que el gobierno utiliza un portavoz para los asuntos de gobierno, no es el mismo presidente el que informa, hay que saber diferenciar entre comunicación de partido, y comunicación gubernamental. Son dos subtipos diferentes de comunicación dentro de la institucional en los que dar los mensajes debe de estar bien diferenciado, aunque institución y partido sean el mismo.

Según donde se lleve a cabo la comunicación de partido, tendremos resultados diferentes:
Si se hace en un acto público, todo aquel que se acerque al mismo, será el receptor, pero si se realiza en un congreso de partido, el receptor cambiará a personas con una misma ideología política siendo un público mucho mas afín, mas concreto y mas fácil de persuadir.

En estas últimas semanas, comprobamos por parte del Partido Popular, que está siendo una práctica habitual confundirlos. En el congreso que realizaron en Málaga, dos de los actuales ministros, en sus discursos, dieron información sobre medidas que el gobierno iba a tomar. Dar esa información en un acto de partido, tiene un factor positivo, y uno negativo. El positivo, es que ayuda a alentar el compromiso de sus militantes asistentes con sus iniciativas y medidas para mejorar, y como negativa, ¿por qué otorgan el beneplácito de informar sobre temas de importancia para toda la sociedad, en exclusiva a sus partidarios? Es que no somos todos iguales?

Y algo similar ha ocurrido en el 17º Congreso en Sevilla. Mariano Rajoy delante de los militantes, ha dado explicaciones sobre las medidas tomadas por su gobierno. ¿Pero esa no es labor del portavoz gubernamental?
El utilizar un acto de comunicación de partido, para realizar comunicaciónes relacionadas con el gobierno, que afecta a toda la nación, crea desigualdad dentro de la sociedad, ya que existen privilegios informativos para aquellos militantes del partido en el poder.

El que su secretaria general, informe sobre asuntos del gobierno, al cual, ella no pertenece, también tiene aspectos positivos y negativos. Positivos como llevar a cabo una estrategia política de cara a la consolidación de la nueva cúpula azul y así aumentar su estabilidad ante la sociedad, y negativo, ya que quita protagonismo al portavoz gubernamental para otorgárselo a la secretaria general del partido. Una vez mas, vuelven a confundir comunicación de partido, con comunicación de gobierno.

Por tanto, utilizar la comunicación política en beneficio de unos pero en detrimento de otros, ¿es lo correcto?
Considero que deberían hacer de la delgada línea que en el Partido Popular separa partido de gobierno, una mas gruesa para otorgar a cada uno el lugar que le corresponde, evitando así malentendidos y prioridades en cuanto a comunicar determinados asuntos de interés público a un grupo de personas afines.
La comunicación política, debe ser llevada por profesionales, y dirigir la información hacia los ciudadanos en su totalidad.

Micropolítica

“Los hechos son los hechos, pero la realidad es la percepción.”
Albert Einstein

Esta cita de Einstein, nos sirve para comenzar a realizar una pequeña reflexión sobre la percepción política ciudadana.

Esa percepción política ciudadana, depende de muchos factores y puede darse de diversas formas. Pero es en las formas unipersonales de ejercer política, donde existe un emisor para un solo receptor de manera directa, donde entra en su esfera mas personal. Es cuando hablamos de micropolítica.
Este término podemos definirlo en el ámbito político como aquello que comunicas en las distancias cortas, de tú a tú.
En la micropolítica, hay dos puntos importantes que influyen directamente en ella: la escucha activa, y la política de las emociones y los sentimientos.

Es haciendo escucha activa cuando se conoce de verdad lo que les preocupa a los ciudadanos.
La micropolítica va unida a esta habilidad, que consiste en escuchar a la otra persona, ya que es la mejor vía para enterarnos de sus preocupaciones, siempre que se escuche su mensaje con atención y se interprete correctamente.

Hay que apostar por conversar con el ciudadano cara a cara, donde él, exponga sus problemas, sus quejas y sugerencias, y que el candidato las reciba con la confianza que ello supone y proponga sus soluciones o alternativas. Es necesario crear un ambiente de reciprocidad entre el candidato y sus vecinos, donde el feedback o retroalimentación, nos enseñe su máxima esencia. Estamos hablando de llegar al punto en el que el candidato sea empático con sus conciudadanos, y donde se de cuenta de si lo que se expone en el programa electoral concuerda con lo que realmente necesita la sociedad.
En este punto, cuando se ha analizado si concuerdan problemas con soluciones, es donde entra en juego el segundo factor, la política de las emociones, importante en la percepción que se tiene del candidato.
Este componente dará el toque final a un correcto uso de la micropolítica, ya que gracias a él, se conseguirá limpiar la imagen pública del político, cambiarla o mejorarla.
Porque gracias a la naturaleza de la micropolítica, podemos palpar el carisma de un líder, su cercanía, sus ideas y sus propuestas de mejora.
Incluso los prejuicios creados alrededor de determinado político, pueden verse alterados.

Si extrapolamos la micropolítica al ámbito de las campañas electorales, bajo mi punto de vista, es la mas eficaz de las acciones que se pueden realizar, pero conlleva la condición de saber mantener su correcta utilización en las diferentes formas de comunicar que surgen despues: comunicación institucional, de partido, etc…
Siempre debe ser parte primordial en las estrategias políticas, por su eficacia y su bajo coste.
Porque los problemas ciudadanos, se rebajan cuando se perciben en esferas diferentes a su contexto, es con la micropolítica como podemos observar la verdadera magnitud de las contrariedades que realmente sufre la sociedad, y por tanto dar unas soluciones reales y concordantes con lo que los ciudadanos necesitan.
Gracias al uso de la micropolítica, conseguiremos dignificar la política.