Mediatización Política

television

El nexo surgido de la unión de los términos comunicación y política ha dado como resultado con el paso del tiempo y la aparición de nuevos medios de comunicación, el estudio de nuevas perspectivas que han traído ligadas la creación de palabras como videopolíticatelepolítica , política virtual y un largo etcétera.  Autores como Sartori, Castells o Mazzoleni  han profundizado en esta nueva especialidad, un nuevo campo científico dependiente de la comunicación, al que calificamos como la mediatización política.

mediatizacion pEsta nueva área, conlleva aspectos en su puesta en marcha que nos hace reflexionar acerca de su adecuación a las estrategias políticas que toman como una de sus herramientas los medios de comunicación como transmitir un mensaje político. Para ello, es necesario conocer a los actores principales que se dan en esta relación; actores políticos y mediáticos se unen para persuadir, informar, o seducir a los sociales.

Los actores mediáticos por un lado, crean la información que dan a conocer a la población por su actuación como intermediario entre los políticos y la ciudadanía, por otro su actuación como actor propio de control y vigilancia que toma protagonismo propio y puede dar como resultado una información partidista donde la balanza informativa se incline sobre un determinado partido.

obama07_16731745Esta mediatización, si hablamos concretamente de la televisión, también podemos usarla como  herramienta de estrategia comunicativa, cuando se quiere humanizar a un candidato, presentarlo o lavar su imagen.

Pero, ¿qué ocurre  cuando uno de esos medios, concretamente  la televisión,  se convierte en protagonista y la política depende de ella para poder llegar a la ciudadanía, ya que con las acciones que han llevado a cabo con anterioridad no han conseguido los resultados esperados?

El problema considero que aparece cuando la utilización de este medio aumenta desproporcionadamente, y la información política que se pretende dar en ella, se convierte en entretenimiento político.

embrutecido-mediatico

El homo videns, ya pronosticaba junto con la identificación del personaje político como si una estrella del cine fuese, este paso de la  información a entretenimiento en la tarea de humanizar y acercar al candidato o cargo público  a la ciudadanía,  donde el político ocupe lugares en portadas de revistas de otras temáticas o asista como invitado principal en late shows haciendo ver sus actitudes más cómicas, todo con la finalidad de cambiar la percepción negativa que  la opinión pública tiene sobre este representante político, provocada por la desconfianza y la falta de transparencia. Entonces, ¿dónde queda la información y donde comienza el entretenimiento? La gente busca el entretenimiento que también supone conocer algunos aspectos  íntimos de nuestros políticos, haciendo de ellos, un teatro.

plato-tvSi cambiamos la percepción a otra mas humana e informal basada en sus apariciones en otros terrenos diferentes a la arena política, ¿Dónde queda la imagen literal de “político”? ¿Realmente benefician estas actuaciones, más cercanas del show que de la política al cargo público o candidato?

En una sociedad en la que  actualmente decir que eres político puede provocar la ira de unos y el orgullo de otros,  la utilización de la televisión como elemento disuasorio y transformador de lo que piense la población, es totalmente erróneo. Una mala estrategia, acción política errónea, incluso un escarceo amoroso que salga a la luz,  pueden ser compensados con apariciones públicas en la televisión,  pero son necesarios más procedimientos para conseguir los objetivos de persuadir y conquistar, no es suficiente con mostrarse públicamente en ella como un personaje accesible, es necesario hacer más que contar parte de tu vida en la pequeña pantalla para volver a prestigiar una profesión en decadencia a día de hoy, la de representante político de los ciudadanos.

Anuncios

Entrevista y Política

Kennedy politica y protocolo

Hay un género periodístico que se encontraba en un momento de “stand by” y que ha vuelto a estar en boca de todos, consiguiendo rellenar espacios en medios de comunicación y redes sociales desde primeros de este 2013. Han hecho que la sociedad se vuelque y reflexione sobre ellas, sobre su uso y finalidad. Me refiero a la entrevista.

Este elemento del periodismo está basado en realizar preguntas a una persona y que las vaya contestando, cumpliendo, bajo mi punto de vista unos objetivos de información y cambio determinados:

  • Función informativa a la sociedad. Todas las entrevistas muestran algún aspecto novedoso del entrevistado; una opinión, un mensaje, un aspecto de su vida profesional o privada, etc…
  • Consecución de un cambio o lavado de imagen a alguien que la tiene deteriorada por el aspecto que sea: corrupción, problemas con la justicia, etc…

Pero hay una finalidad omnipresente y que agrupa las dos anteriores: la influencia de un determinado público hacia el que va dirigida la misma, para hacerle reflexionar y crear opinión, incluso cambiarla sobre determinada célebre personalidad. 

Hay multitud de contextualizaciones a la hora de realizar la entrevista; pueden tener un aspecto mas formal, informal e incluso mas cercano al coloquio, lo que da como resultado un género flexible y personalizable, como un traje a medida para quien pregunta y quien responde.

Twitcam_EPN Politica y protocoloGracias a la revolución digital, las entrevistas tradicionales en prensa, radio y televisión, dejan paso a las entrevistas online, complementadas por una “webcam”, o realizadas a través de una red social, como por ejemplo Twitter. En el caso de este tipo de entrevistas, la cosa cambia, ya que debido a las redes sociales, el nivel de control y exigencia hacia las contestaciones de la persona entrevistada es extremadamente alto. En este formato no sólo habrá periodistas que se estén jugando su protagonismo o profesionalidad, también se da la opción a participar a los usuarios virtuales.

Hay veces que es tal la gana de dejar en ridículo a determinados personajes que los entrevistadores se informan en exceso para intentar quedar por encima, lo que puede derivar en un efecto rebote. Y hemos visto algunos ejemplos en la política internacional, como fue el caso de Sarkozy y su “espantá” al periodista que le estaba entrevistando por considerar inoportunas las preguntas que le estaba haciendo.

Siempre habrá alguien que de la nota en sus contestaciones para bien o para mal, ya que piensan en este género como parte de un espectáculo que derivará en ríos de tinta mediáticos. Incluso el “silencio administrativo” o rehusión a contestar determinadas preguntas, ha hecho que aparezcan nuevas figuras, los líderes de opinión, normalmente periodistas, resultando en algunos casos impertinentes por la manera que tienen de preguntar hasta conseguir poner incómodo al entrevistado, haciendo que crezca la tensión y la audiencia por conseguir la respuestas que todos esperan.

Creo que lo que necesitan los entrevistados, es ponerse en el lugar del público y dejar de lado las respuestas preparadas para dar una mayor cabida a aquello que realmente le preocupa a la ciudadanía que representa. Y los entrevistadores ponerse en la piel del entrevistado, siempre preguntando con educación ya que ésta habilidad unida a la profesionalidad, se hacen mas evidentes cuando respetas las contestaciones recibidas.

Famosos y Política

Los fans de las celebrities están de suerte.

Ya no sólo pueden saber de ellos por sus películas, premios, redes sociales etc.. ahora también encuentran en los actos políticos fuente de conocimiento popular.

Es regla de oro utilizar a personalidades del mundo del cine, la música o el deporte para darle mayor percepción a las convenciones y mítines, me remito a los actos que se están llevando a cabo en plena campaña política norteamericana, donde los protagonistas no son ya sólo los mediáticos candidatos sino tambien los personajes con una ideología política similar que se prestan a colaborar.

Estos apoyos no son fruto de la casualidad y tienen las mismas pretensiones.Conllevan un trasfondo político a la hora de persuadir a determinados públicos y futuros votantes ,donde la contribución de jóvenes actrices con Obama contrasta con la madurez de los apoyos cineastas a Romney, al igual que la música latina utilizada por los demócratas frente a los discursos sobre inmigrantes de los republicanos.

La implicación de personalidades populares en tareas políticas de un determinado partido, conlleva beneficios para ambas partes:

Para el famoso, este patrocinio va de la mano de la responsabilidad social y encaminado a las mejoras ciudadanas. Prestar su imagen pone de manifiesto su compromiso politico. Acarrea rentabilidad ante la sociedad, ya que da a conocer su preocupación por lo que ocurre en la política de su país, sus conciudadanos y contribuye con los que se encargarán de solucionar los problemas si consiguen la representación que persiguen.

Para el partido, es garantía de repercusión en los medios, por lo que el mensaje principal que quiere transmitir a la ciudadanía, lo hará con mas rapidez y amplitud. También ayuda en cuanto al volumen de asistencia de un determinado evento, ya que el aliciente de poder ver a determinada estrella, hace que muchos indecisos se animen a participar y a la vez acompañarle, siendo público de primera fila de sus palabras, cual concierto u obra de teatro.

Si dejamos un momento la referencia americana y hablamos de España, ha sido siempre el temor a represalias políticas de unos u otros partidos lo que ha hecho que los famosos ocultasen sus afinidades. Poco a poco ese miedo desaparece y la sociedad española comienza a ver el apoyo de personalidades a partidos políticos como algo cotidiano en mítines de apertura o cierre de campañas electorales. Es fácil ver a personajes como Normal Duval en el caso de la derecha, a Pilar Bardem en el caso de Izquierda Unida, Pedro Almodóvar en el partido socialista o Toni Cantó en el caso de Unión, Progreso y Democracia, explicando las propuestas de los diferentes partidos o mostrándose indignados ante determinadas acciones de partidos opositores.

Por tanto y bajo mi punto de vista, la inclusión en los programas de eventos políticos de celebrities, contribuyen a una mejor y consecuentemente mayor persuasión, el convencer a alguien para que haga o deje de hacer algo y empatía social, la participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra, puntos claves a la hora de alcanzar sus fines principales; dar a conocer su mensaje llegando lo mas lejos posible para finalmente conseguir mayor cantidad de votos en las elecciones y llegar o mantener el poder que ostentan.

Fuente de las fotografías: EFE

Individualismo informativo

Existe una crisis en el periodismo de hoy en día.
Está claro que hay nuevas maneras de informar, no sólo utilizamos los medios tradicionales como prensa escrita, ahora entran en juego con la era de Internet otras herramientas. Incluso vemos noticias en medios sacadas de informaciones distribuidas en redes sociales. Cambian los parámetros y cambia la manera de informar.
El estar inmersos en la sociedad de la información, ha generado cambios significativos en la comunicación , incluso las preguntas básicas en el proceso comunicativo que introdujo Laswell se han adaptado.

¿Quién informa? Todos somos fuentes de información. Ya no sólo son los medios de comunicación los responsables de informar. Incluso la fiabilidad de la información aportada por una persona, puede ser mayor que la dada por un medio profesional.
Existe una relación de feedback donde los ciudadanos alimentan a los medios y los medios son de utilidad a los ciudadanos, los cuales han pasado a ser corresponsales de sus vivencias y emociones, con la ayuda de las nuevas tecnologías.

¿Cómo se informa? La manera de informar se ha hecho mas personal, en contraposición a la información de masas a la que estábamos acostumbrados hasta ahora. Gana lo interpersonal, el de tú a tú, frente a lo hecho para grupos, y parte de la culpa del cambio en este punto, lo tienen las redes sociales. La gratuidad de las mismas ayuda a que se consuma de manera creciente las nuevas maneras de informar.

¿Cuándo y Dónde se informa? La palabra clave para contestar a estas dos preguntas, es la inmediatez, jugando en contra de la prensa tradicional y a favor de la comunicación 2.0
Juega el gran papel protagonista en la información actual, y hace que todos podamos ser corresponsales. El desplazamiento de un periodista a cubrir una noticia, comienza a suplirse por los viandantes que viven en primera persona las noticias, y actúan como informantes.

Bajo mi punto de vista, el cambio mas importante ha sido la creación de un foro de opiniones individuales, de un debate continuo que retroalimenta la información y la mueve, lo que supone una medida innovadora a la hora de comunicar.
La pirámide de la comunicación ha pasado a ser invertida, donde existe un vértice en el que se apoya el individualismo informativo y la noticia pasa a alimentar la base, formada por la generación de opiniones y debates ciudadanos.

En definitiva, la participación ciudadana pasa a ser el principal canal de comunicación actual, no solo como actor pasivo, como mero informado, sino también activamente, como informador, creando y recibiendo información continua, gracias a los nuevos medios 2.0.

Comunicación errónea o estrategia política

La comunicación política tiene muchas vertientes, y hay que saber distinguir cuando utilizar cada una de ellas. Se piensa que la comunicación es sólo una, donde hay un receptor, un mensaje y un emisor. Pero aun teniendo los mismos componentes, estos también cambian, y dan lugar a la materia multidisciplinar que nos ocupa.
Que coincidan partido y gobierno puede dar lugar a confundir la comunicación que transmiten.
Voy a tomar como ejemplo, la comunicación llevada a cabo por el Partido Popular en el gobierno y en el partido.

Al igual que el gobierno utiliza un portavoz para los asuntos de gobierno, no es el mismo presidente el que informa, hay que saber diferenciar entre comunicación de partido, y comunicación gubernamental. Son dos subtipos diferentes de comunicación dentro de la institucional en los que dar los mensajes debe de estar bien diferenciado, aunque institución y partido sean el mismo.

Según donde se lleve a cabo la comunicación de partido, tendremos resultados diferentes:
Si se hace en un acto público, todo aquel que se acerque al mismo, será el receptor, pero si se realiza en un congreso de partido, el receptor cambiará a personas con una misma ideología política siendo un público mucho mas afín, mas concreto y mas fácil de persuadir.

En estas últimas semanas, comprobamos por parte del Partido Popular, que está siendo una práctica habitual confundirlos. En el congreso que realizaron en Málaga, dos de los actuales ministros, en sus discursos, dieron información sobre medidas que el gobierno iba a tomar. Dar esa información en un acto de partido, tiene un factor positivo, y uno negativo. El positivo, es que ayuda a alentar el compromiso de sus militantes asistentes con sus iniciativas y medidas para mejorar, y como negativa, ¿por qué otorgan el beneplácito de informar sobre temas de importancia para toda la sociedad, en exclusiva a sus partidarios? Es que no somos todos iguales?

Y algo similar ha ocurrido en el 17º Congreso en Sevilla. Mariano Rajoy delante de los militantes, ha dado explicaciones sobre las medidas tomadas por su gobierno. ¿Pero esa no es labor del portavoz gubernamental?
El utilizar un acto de comunicación de partido, para realizar comunicaciónes relacionadas con el gobierno, que afecta a toda la nación, crea desigualdad dentro de la sociedad, ya que existen privilegios informativos para aquellos militantes del partido en el poder.

El que su secretaria general, informe sobre asuntos del gobierno, al cual, ella no pertenece, también tiene aspectos positivos y negativos. Positivos como llevar a cabo una estrategia política de cara a la consolidación de la nueva cúpula azul y así aumentar su estabilidad ante la sociedad, y negativo, ya que quita protagonismo al portavoz gubernamental para otorgárselo a la secretaria general del partido. Una vez mas, vuelven a confundir comunicación de partido, con comunicación de gobierno.

Por tanto, utilizar la comunicación política en beneficio de unos pero en detrimento de otros, ¿es lo correcto?
Considero que deberían hacer de la delgada línea que en el Partido Popular separa partido de gobierno, una mas gruesa para otorgar a cada uno el lugar que le corresponde, evitando así malentendidos y prioridades en cuanto a comunicar determinados asuntos de interés público a un grupo de personas afines.
La comunicación política, debe ser llevada por profesionales, y dirigir la información hacia los ciudadanos en su totalidad.

Minorías corruptas

Nuestra clase política, tiene una característica nueva, una nueva realidad social; ser la tercera preocupación de los ciudadanos en cuanto a temas de corrupción que se van conociendo.
Debido a los acontecimientos de estos últimos tiempos en nuestro país, donde raro es el día en el que no se conozcan nuevos casos de corrupción en nuestras esferas políticas, veo necesario hacernos las siguientes preguntas: ¿Por qué una minoría aprovecha el poder otorgado por una mayoría para lucro propio? ¿No debería ser esa mayoría la que realmente gobernase, siendo esa minoría su representante en las instituciones, y la que actúe pensando en la colectividad y no en lo individual?
Hay que recordar que quienes les dan el poder que mas tarde corrompen, somos los ciudadanos de a pie, aquellos que nos sentimos identificados con sus propuestas y compromisos, aquellos que depositamos nuestra confianza en unos gobernantes a los que sentimos afines y resolutivos.
Y cual es nuestra gran sorpresa al descubrir que han utilizado esa confianza para hurtar, mentir y para un lucro propio en vez de pensar en un beneficio social, demostrando un egoísmo cada vez mas evidente.

Si hablamos de comunicación política, vemos que la están transmitiendo mal, tanto a nivel institucional, como a nivel político, ya que provoca una generalización social sobre los malos haceres de los representantes, cuando realmente, son una minoría, los que se lucran personalmente con el dinero de todos.
Utilizan una posición de mando en los niveles institucionales, otorgado gracias a los ciudadanos, para aumentar su patrimonio personal con actividades poco recomendables, lo que hace que el prestigio y la forma de trabajar de la institución a la cual representan, pierda confianza de cara a los ciudadanos, al igual que el partido al que pertenezca.

Aquí juegan un papel muy importante los medios de comunicación. Aún siguiendo líneas editoriales muy diversas y escribiendo a favor de un color político u otro, son ayudantes del sistema democrático, contribuyendo a la transparencia y a una mejor calidad informativa de la sociedad, ya que son la voz crítica y reflexiva, los intermediarios entre los gobernantes y los ciudadanos.
Añadir que las redes sociales en todo este entramado de mayorías representadas y minorías representantes, tambien están siendo clave a la hora de conocer de primera mano, como herramientas de participación y debate, las actividades realizadas por los políticos.

Por tanto, vamos a utilizar los medios que tenemos a nuestra disposición para conocer, debatir, hablar y denunciar con pruebas aquellos comportamientos que no son dignos de la democracia y mucho menos de la representación que merecemos.

La borrachera democrática

Dentro de la comunicación política, autores como Alain Minc, con su libro La Borrachera Democrática, es uno de los pioneros en estudiar la relación entre opinión pública, comunicación y política. Aquí expongo un breve resumen sobre el mismo, ya que considero de vital importancia el conocimiento de bibliografía tan influyente y en referencia a temas de comunicación política, como el caso que nos acontece.
Es un ensayo sociológico-político con un sentido agudo de la ocurrencia, caracterizado por la fuerza del pensamiento dominante en Francia a finales del siglo XX, consagrada a la ” democracia de opinión ” que pasará a suceder, según él, a la democracia clásica.
Alain Minc levanta una severa crítica contra los periodistas acusados de haberse dejado manipular en el asunto Greenpeace por ingenuidad y por sus gustos por una mediatización de la política bastante importante. Para él, una ” nueva trinidad” ha proliferado últimamente, con riesgo de la democracia. Siendo constituido por los jueces, los medios de comunicación y la opinión pública, habría sucedido a los tres “pilares” en los cuales reposaba el sistema clásico – la representación, el Estado-providencia y la clase media – y amenazaría con transformar la sociedad en un ” barco ebrio “, sin principios estabilizadores ni dirección firme.

Ninguno discutirá que las formas tradicionales de regulación social estén en crisis. El sistema de democracia representativa es debilitada por decadencia de los partidos y el papel de los sondeos. El Estado-providencia parece cada vez más impotente para responder a su misión, desde que los actores sociales prefieren el corporativismo al interés general. La expansión de la clase media, que encarnaba la esperanza de promoción de los más desfavorecidos, ha sido contrariada por el crecimiento de las desigualdades de toda orden.
En cambio, la descripción de la nueva trinidad considerada la reemplantación la antigua correa el lector perplejo. No volvamos sobre la crítica de los medios de comunicación que, en contacto con la omnipresencia de los sondeos, tienen, según el autor, profundamente alterado el juego político: los efectos depravados de la máquina popular no son negables, sino no sabríamos sin exageración imputarle la crisis de la política ni sobre todo sostener que tiende hoy a suplir el sistema representativo.
El juez, el segundo miembro de la tríada, aparece” como el regulador de todos los conflictos”. Saludemos con él el progreso del Estado de derecho en detrimento del ” Estado jacobino “, reconozcamos el desarrollo de la transparencia, del arbitraje, pero no enterremos demasiado rápidamente Estado-providencia, que Pierre Rosanvallon, nos invita a reconocer.
El último componente de la trinidad, la opinión es también la más misteriosa. Un “enigma”, afirma Alain Minc. El estallido de la clase media y los progresos del individualismo habrían desorganizado la sociedad, dejando subsistir que uno ” inasequible opinión “, que no sería producido unos medios de comunicación ni el de los sondeos sino se identificaría, que lee bien al autor, con un tipo de humor colectivo e imprevisible por naturaleza. Esta opinión enigmática sería, al fondo, un sustituto de las clases sociales, en lo sucesivo impotentes encuadrar tan moviente realidad.
Para dominar la ” democracia de opinión ” en gestación, el autor propone en efecto una nueva tríada, que considera más equilibrada: ” política, las élites y la opinión “. La política, pide desarrollar los procedimientos (los referéndum, por ejemplo) que hacen posibles los grandes debates nacionales, pero también de reforzar las instituciones independientes .Las élites, esperan hacer de contrapeso a las derivas populistas y cumplir, en nombre del interés general, su deber de pedagogía. En cuanto a la opinión publica, es importante escucharla, pero será mejor ” amaestrarla ” e intentar alienarla.