Engagement, sensaciones y eventos

content-marketing-community-engagement-300x265

Existe una tendencia que ha aflorado en los últimos años, y que es extrapolable al sector de los eventos, hasta el punto de considerar indispensable su consecución para hablar de un evento exitoso; hablamos del llamado engagement con el público.

Este término anglosajón cada vez mas conocido desde el punto de vista comunicativo, hace referencia a los compromisos entre organizadores y público, donde la búsqueda de la interacción y la participación de los receptores del mensaje se convierte en un objetivo que influenciará en el éxito del lanzamiento y asimilación del mensaje. Si hablamos de eventos, el engagement busca la implicación directa de los asistentes a los eventos en todas y cada una de las etapas de los mismos; en su difusión, celebración y recuerdo.

Varios son los aspectos a tener en cuenta para alcanzar esta tendencia, siempre aderezado con la creatividad imprescindible en los eventos del siglo XXI. ; la generación de experiencias y la utilización del efecto wow o comúnmente conocido como factor sorpresa que genere emociones y sentimientos en los públicos a los que van dirigidos los eventos, junto con la creación de entornos agradables.

images-2

Algo que llama la atención es que siempre se busque el ideal de lo positivo, poner en marcha la innovación que consiga que aparezcan sensaciones y afloren sentimientos siempre positivos: alegría, felicidad…por nombrar algunos.

Muchos son los profesionales que consideran que el entorno deberá tener estas características para hablar de engagement, opinión que respeto pero con la que discrepo;

miedo3

La memorabilidad positiva de un evento, ¿requiere obligatoriamente la implementación de dinamizadores en el mismo sentido o por el contrario, el público podría obtenerla estimulando otros sentimientos no asociados a la alegría, el júbilo o el gozo?

Considero que el uso de dinamizadores que generen sensaciones diferentes, siempre responsablemente, conseguirán alcanzar el mismo objetivo de recuerdo positivo que el engagement ideal persigue.

Teniendo en cuenta que los públicos cada vez son mas exigentes cuando asistes¡n a eventos, originar miedo, terror, sorpresa o sobresalto en un entorno creado para ello y siempre responsablemente, acaso no es una opción loable para conseguir que el público participe y genere recuerdos positivos?

miedo-miedo--644x362

En el sector de los eventos, hay que cambiar el chip, abrir la mente y apostar por un modelo innovador que en ocasiones escasea; Se debe apostar por la búsqueda de nuevas sensaciones y sentimientos a través de la participación de los asistentes a los mismos desde otros puntos de vista, generando ambientes totalmente diferentes a los que los eventos los han acostumbrado.

Apostar por el engagement? Por supuesto, pero no anclarlo únicamente en la búsqueda de sentimientos positivos. Ahondemos mas en la multitud de opciones que el sector ofrece, pongamos entusiamo en la búsqueda de nuevas emociones y juguemos con dinamizadores distintos para conseguir el mismo fin; memorabilidad positiva de los eventos.

Anuncios

Neuromarketing Político

neuromarketing politica y protocolo

Una de las últimas tendencias dentro del marketing político es la utilización de elementos estratégicos basados en la estimulación de las emociones de los votantes para influenciar en su comportamiento electoral, hablo del llamado neuromarketing.

Y es que esta disciplina anclada dentro de la psicología y la ciencia ha demostrado que el motivo por el que los votantes deciden su voto tiene mas relación con las emociones y los sentimientos que con la propia razón, dejando de lado el sentido común en favor de aquello que nos hace sentir y toca la fibra sensible.

neuromarketing politica y protocoloEl neuromarketing consiste en aplicar una serie de técnicas derivadas del estudio del cerebro, analizando como reacciona éste cuando se estimula de manera consciente y subconsciente para proceder a su análisis y conocer de primera mano cuales son los factores que influyen en el comportamiento del consumidor o en el caso político, el votante.

Según  Nestor Braidot, “el neuromarketing político investiga y estudia los procesos cerebrales que explican la percepción, conducta y toma de decisiones de las personas en los campos de acción de la actividad política. Comprende el conjunto de técnicas destinadas a conocer al electorado para predecir su comportamiento.”

¿Cómo introducimos en nuestra estrategia electoral esta asignatura innovadora? El ensayo a través de mecanismos especializados  que midan la repercusión  de la utilización de una serie de impulsos en las personas, obteniendo resultados de cómo influyen en su cerebro, constantes y comportamiento final, si lo extrapolamos al terreno político, una de las prácticas principales de esta ciencia se basa en la transmisión de emociones a través del discurso como paradigma.

Y es que la apelación a los sentimientos a través del conocido “storytelling”, ha sido una técnica constante en la historia de la comunicación política, pero es a día de hoy cuando el neuromarketing ha tomado fuerza y  demostrado científicamente éstas hipótesis.

neuromarketing

El poder ir sobre seguro a la hora de elegir una determinada estrategia política enmarcada dentro de  toda una campaña, hace de esta herramienta en muchas casos, esencial para llegar al electorado denominado voto útil.

Para poder llevar a cabo un trabajo eficiente en referencia al neuromarketing político, será necesario contar con varios profesionales especializados en diferentes ramas; Psicología, politología, comunicación, análisis y periodismo son algunas de las especialidades necesarias para su ejecución de una manera correcta, por lo que el trabajo en equipo es parte esencial de su desarrollo.

Será en el discurso político, donde deberán de hacer hincapié en la transmisión de emociones que induzcan al votante a percibir a un partido u otro más cercano, más amable o mas empático en definitiva, que es bajo mi punto de vista el factor clave.

Si a través de la estimulación de las emociones podemos generar sentimientos positivos o negativos, podemos generar ilusión y miedo, también nos ayuda a potenciar en los candidatos políticos aquellas habilidades que van  en la línea de la estimulación del votante a través de la inteligencia emocional y los cambios en su imagen para una percepción eficaz y en signos positivos por parte del electorado.

En definitiva, el neuromarketing ha cambiado la dinámica de trabajo a la hora de realizar estrategias electorales, haciéndolas gracias al estudio de la influencia de las emociones en el comportamiento del votante mucho más eficientes y con mayor probabilidad de éxito  final.

Aprovecho para compartir un resumen realizado por educadictos que explica como el neuromarketing ha cambiado el marketing político tradicional.

marketing_politico-neuromarketing-600x465 (1)

Micropolítica Vs Macropolítica

Aquí os dejo el artículo que escribí para los compañeros de AVAPOL y que publicaron en su blog hace unas semanas. Espero que os guste.

Ahora que España se enfrenta a elecciones autonómicas en Andalucía y Asturias, es oportuno hacer una reflexión de los actos que se llevan a cabo en las mismas, y cuales son los mas influyentes en la sociedad. Para ello, tomando como referencia escritos de los profesores María José Canel y Antonio Gutierrez-Rubí, haré dos apartados, actos micropolíticos y macropolíticos.

Micropolítica: Me refiero a hacer política de forma particular, de tú a tú, donde existe una interacción bidireccional y hay retroalimentación entre los dos interlocutores, siendo las relaciones directas entre un político y un ciudadano.
Es la única manera en la que el discurso se comunica de forma directa, sin malinterpretaciones ni olvidos. Se caracteriza por la personalización del diálogo, y supone mayor constancia y un menor desembolso económico a la hora de llevarlo a cabo.

Macropolítica: Aquí hago referencia a la política a gran escala, donde el mensaje llega de una sola vez a un grupo de población concentrada en una determinada localización. Implica una interacción unidireccional, al ser una persona la que comunica hacia un conjunto de ciudadanos, donde éstos últimos, se limitan a escuchar lo que el político expone. Es mas global, tarda menos en informar, y supone un mayor desembolso económico la celebración de los actos incluídos en esta categoría.

Tras estas breves aclaraciones sobre las diferencias entre lo micropolítico y lo macropolítico, paso a explicar los actos existentes en cada uno de los conceptos.

Actos Micropolíticos:

Walkabouts: Hace alusión al recorrido a pie por zonas con afluencia de público, zonas de compra cotidiana que existen en todos los municipios. También incluiré el pasear por las calles mas céntricas o asistir a algún acto donde se de una masiva concentración poblacional para escuchar, conversar, debatir con los asistentes, dando a conocer propuestas de mejora y soluciones a sus problemas e inquietudes.

Canvassing: Se caracteriza por el actuar puerta por puerta, casa por casa dando a conocer las propuestas y dispuestos a ejercer escucha activa y empatizar con los inquilinos. Este tipo de acto se encuentra en desuso.

Actos Macropolíticos:

Mitin: Se define como una reunión pública donde se habla de asuntos políticos o sociales. Suelen ser multitudinarios. El mitin, es el acto mas tradicional e histórico de las campañas políticas y solamente por lo que significa su celebración, es inútil intentar hacerlos desaparecer. Lo que si se está haciendo es adaptarlos a los nuevos desafíos sociales y comunicativos a los que nos enfrentamos, y podemos visualizarlos mediante Internet, hacer de su celebración un “trending topic” y comentarlo en foros. Su significado sigue teniendo la misma esencia, pero se ha diversificado en su celebración.

Entrevistas: También forman parte de los actos macropolíticos, al igual que los encuentros con líderes de opinión de la sociedad de la información en la que vivimos. Y los sitúo en este bloque por la influencia que esos líderes de opinión causan a los ciudadanos. Son los ciudadanos los que empatizan con los líderes, e indirectamente, con el político entrevistado.

Debates: Junto con el mitin, son la otra gran puesta a punto de los candidatos antes de las elecciones, y se sitúa en lo macropolítico por la dimensión que tienen en cuanto a su preparación y a la dirección de su mensaje. Lo que se argumenta en los debates, llega a la sociedad por multitud de canales, siendo la televisión, radio y prensa los habituales.

Una vez expuesto lo anterior, cabe preguntarnos lo siguiente: Las redes sociales, la comunicación 2.0, ¿dónde la incluimos?, el acto de comunicar virtualmente, ¿en cual de los dos bloques podemos situarlo?
Bajo mi punto de vista, los únicos actos que tendrían elementos de micropolítica y macropolítica, sería los relacionados con la comunicación 2.0. Conlleva personalización, un bajo coste en su utilización y una constancia característica de la micropolítica y una difusión y generación de opinión pública macropolítica.
Las redes sociales conllevan una interacción multidireccional, hay multitud de interlocutores que se retroalimentan y generan debates con gran afluencia de participantes.
Ya no solo se escucha, ahora también se reflexiona y se participa de manera directa.
Actualmente nos encontramos en la era de la comunicación, de la participación ciudadana, donde todo es comentado por una población virtual que convive en las redes sociales y el medio de comunicación mas utilizado es Internet, ¿por qué no potenciarlo no sólo en tiempos de proceso electoral, si no siempre?

El acogerse a eventos virtuales, como celebración de debates online, presentación de candidaturas, ruedas de prensa en “streaming”, entrevistas hechas por los ciudadanos en redes sociales y una incesante actualización de los contenidos virtuales, contraerá una mayor participación y a su vez, será mas personalizada. Por tanto, sería un error no servirse del potencial de Internet y concretamente de las redes sociales como primera opción para realizar la campaña electoral.
Considero que ha llegado el momento en el que la política comienza a tener en cuenta la participación ciudadana en todo su desarrollo, mediante la utilización de la comunicación 2.0, donde los políticos descubrirán de primera mano lo que piensan realmente de ellos y donde se darán las claves necesarias para que el candidato piense si se debe mejorar o definitivamente, deberá hacer borrón y cuenta nueva.