Participación ciudadana

Es fácil hablar de participación ciudadana y no saber lo que realmente abarca.

La percepción social que hay al respecto es que únicamente se lleva a cabo cuando las tomas de decisiones que afectan de manera directa a los ciudadanos son negativas, manifestándose y protestando posteriormente por ello.

Considero que el arma mas poderosa que la sociedad tiene en la política activa es la participación ciudadana.

Esta manera de actuación es la que hace que los ciudadanos formen parte de las decisiones que se toman en su municipio, su autonomía, o su país.

Esta arma al servicio de todos, no sólo supone emitir un voto o formar parte de una protesta o manifestación, sino que cuenta con otras herramientas que muchos no conocen. Algunas de ellas se encuentran previstas en la Ley de Bases de Régimen Local en su capítulo IV.

Tanto en esta ley como fuera de ella observamos que la participación ciudadana podemos ejercerla de manera pasiva, como espectadores de lo que ocurre a nuestro alrededor y de manera activa asistiendo a los plenos como público, informándose de las actuaciones que llevan a cabo sus representantes, realizando presentaciones de iniciativas populares y propuestas de consultas, formando parte de las juntas de distrito, realizando encuestas o perteneciendo a asociaciones de vecinos, entre otras muchas.

Si hablamos de dos variantes de ejercer la participación, también tenemos diversos canales para ello; No sólo se puede ejercer de manera presencial, desde hace no mas de 10 años se puede hacer de manera virtual a través de Internet, los soportes informáticos puestos a disposición de los ciudadanos por parte de los consistorios y mediante el uso de las redes sociales, los grandes aliados de la ciudadanía en el Siglo XXI.

La participación ciudadana conlleva a su vez de manera intrínseca una comunicación bidireccional caracterizada por la transparencia, la confianza y la autenticidad, donde ciudadanía y gobierno se entiendan, dialoguen, negocien y consensúen actuaciones juntos, por separado o colaboraciones, todo ello siempre con el objetivo de conseguir una mayor calidad de vida general.

Por desgracia actualmente hay lugares donde no se cumplen estas características, ni por parte de los gobernantes, ya que a algunos no les interesa una participación ciudadana activa para poder hacer y deshacer a su antojo, ni por la ciudadanía, debido al desconocimiento de los instrumentos que tienen a su disposición.

Bajo mi punto de vista el poder de la ciudadanía es inmenso y existe una amplia mayoría que aún no es consciente de ello. La participación ciudadana conlleva mas ventajas que inconvenientes, pero son los inconvenientes los que le dan sentido a su significado. Sin participación ciudadana, la democracia política pierde su esencia. Es la participación ciudadana la que da legitimidad a los representantes institucionales. Por tanto, estando la política hecha por y para los ciudadanos,si no se tienen en cuenta sus acciones y su participación en éste campo, ¿ para qué hacer política?

Anuncios

Acción ciudadana y Reacción política

Hoy me gustaría realizar un ejercicio visual sobre la percepción de España a través de  fotografías publicadas en diferentes medios de comunicación, invitando a  reflexionar sobre la imagen que transmiten de nuestro país:

  • Manifestaciones en diferentes puntos del país en contra de los recortes llevados a cabo por el gobierno (Público.es)

  • Cargas policiales y respuestas ciudadanas en las manifestaciones celebradas (Televisionando.es)

  • Reportajes de fotos escalofriantes en The New York Times sobre lo que es España: Austeridad y Hambre:

  • Presidente del Gobierno  paseando en Nueva York tras intervenir en la ONU (elcorreo.com)

  •  Ministro de Hacienda en la presentación del Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 ( informacion.com)

Tras observar estas fotografías considero que la acción ciudadana y la reacción política a las mismas van en discordancia, lo que lleva a  comunicar cosas totalmente diferentes.

¿Qué transmiten todas estas fotografías? ¿Son un fiel reflejo de la imagen de nuestro país?

Espero sus opiniones

Rumbo político

Todos sabemos que en unas elecciones los votantes ejercen su derecho a elegir sus representantes, que serán los encargados de velar durante una legislatura por el bien de los ciudadanos y mantener la calidad de vida de manera creciente.


¿Qué pasa cuando las decisiones que se toman son en detrimento de la calidad de vida por abusos cometidos anteriormente?
Ser cargo público conlleva aparte de las obligaciones antes mencionadas, el cumplimiento de tres expresiones a la hora de realizar su función de manera eficaz; bajo mi punto de vista, la confianza, la colaboración y el respeto son los tres pilares fundamentales en el trabajo del representante político.

Si desgranamos cada uno de los términos y pensamos en las actuaciones que están llevando a cabo, vemos algunas disonancias:

  • Confianza: La seguridad en que una persona actúe como se desea, no está siendo la tónica habitual. Cada vez es mas conocida por todos la corrupción que nuestro país arrastra en la casta política gracias a la transparencia que nos permiten los nuevos medios de información y redes sociales, lo que hace que la sociedad tenga un mayor conocimiento y pueda aportar su opinión de una manera mas pública y mas visual sobre las actuaciones políticas. Como vemos que no están actuando como esperamos, hablamos de desconfianza.
  • Colaboración: Un cargo público podrá ejercer de manera óptima su trabajo gracias a la realización conjunta de dar y recibir; unos, los ciudadanos, aportan la información de primera mano, y otros, los políticos, son la voz del pueblo.

¿Pero que es lo que ocurre cuando un ciudadano para dar información a su representante, no encuentra la manera de acercarse a el ni virtual ni presencialmente?
Que la colaboración se pierde y pasa a ser protagonista el aislamiento ciudadano dando paso el sentimiento positivo hacia el representante al negativo, cargado de rivalidad, oposición y engaño.

  • Respeto: Dirigirse a los demás representantes y a los ciudadanos, debe estar basado en el respeto mutuo, la educación, el hablar y dirigirse correctamente a los demás sin ofender, siendo consecuente con sus palabras tanto para bien como para mal. Si hacemos memoria ¿Lo hacen? ¿Realmente dan ejemplo con el respeto que profesan?


Si alguna de las características expuestas resultase inefectiva, la legitimidad de representación debería perderse. Actualmente pocos son los representantes ciudadanos que los llevan a cabo correctamente. Cuando una relación interpersonal entre gobernante y ciudadano deben estar presentes, encontramos todo lo contrario a lo que deberíamos hallar; desconfianza, faltas de respeto e inexistencia de colaboración.

En conclusión, considero que nuestra política ha perdido el norte, ya que la confianza está descuidada por la corrupción que marca a nuestra clase política, el respeto, queda no demostrado en las actuaciones que llevan a cabo los representantes y la colaboración se anula cuando no hay forma de poder contactar directamente con un representante elegido de manera democrática por el pueblo. Por tanto, ¿deben seguir albergando nuestra representatividad?