Visibilidad Política

participacion ciudadana grupos

Debido al momento actual de dificultades económicas, bañado por los continuos casos de corrupción en nuestra casta política, hay muchos representantes institucionales que aun cumpliendo normas de transparencia y buen hacer, no consiguen terminar de penetrar en la población, que generaliza sobre los culpables de todos los malos momentos que están viviendo. Por ello,  el objetivo actual que muchos políticos buscan es ser visible de manera positiva.

La visibilidad, el hacerse ver, no debe de realizarse únicamente con publicidad o entrevistas en medios convencionales, incluso la presencia en redes sociales y contestar a las preguntas y problemas de los ciudadanos a los cuales se gobierna comienza a normalizarse y verse como algo obligatorio en las funciones de representantes políticos.

Hablo de ir un poco más allá,  de  dejar a un lado la importancia del online y volver al contacto directo de manera presencial, del tú a tú, donde se pueda conversar sin dispositivos electrónicos,  a través de las literales redes sociales que llevamos a cabo desde siempre, la población necesita que sus políticos  fomenten la tan ansiada y a veces escondida participación ciudadana.

gaceta intercultural

Los encuentros y paseos por las ciudades donde se conversa con los ciudadanos tan característicos durante las campañas electorales,  no son actos que únicamente se realizan durante los 14 días anteriores al día de votaciones. Considero que deben  sucederse de manera constante durante toda la legislatura,  para poder ser eficientes en las decisiones que se toman en los consistorios e instituciones.

images (57)Pero si la visibilidad da un paso hacia la ciudadanía,  la cercanía es un factor determinante y necesario para poder conseguirla, en definitiva se lleva a cabo efectuando el contacto presencial directo,  donde se puedan proponer soluciones conjuntas  y con conocimiento de causa.

Hay  representantes en otros países que ya han caído en la importancia que tiene llevar a cabo de forma continua estos encuentros ciudadanos; en nuestro país, un ayuntamiento que se ha dado cuenta de  la importancia de este tipo de visibilidad unido a la cercanía y el contacto presencial directo a la hora de conocer de primera mano que problemáticas afectan a sus ciudadanos es el de Vitoria,  el cual ya ha comenzado una campaña donde su alcalde se entrevistará con más de 200 convecinos de la ciudad.

democracia local.org

 

 

Por tanto, considero que se debe apostar por la visibilidad y la cercanía, el contacto directo presencial. Únicamente actuando hacia los ciudadanos, dándoles opción de ser “asesores políticos” para mejorar sus municipios, donde se comprometan ambas partes y promuevan la participación ciudadana directa, se podrá favorecer  la credibilidad hoy perdida de nuestros políticos  y poder demostrar que si están  en el poder haciendo labores de representación ciudadana,  es para ayudar a quienes les han votado y fomentar una mejor calidad de vida por y para todos ellos.

 

Las 5 “C” en Campaña Electoral

5 C

Las campañas electorales, definidas como el conjunto de actividades que se llevan a cabo en un periodo de tiempo determinado por parte de los partidos para dar a conocer a sus candidatos y persuadir a la población, con el fin de obtener representación en las instituciones, contienen una serie de principios comunes que las hace posibles y ayuda a que los responsables de campaña y el equipo electoral puedan llevarlas a cabo de manera eficaz.

forges (1)

Las siguientes puntos que considero de suma importancia en la campaña electoral, demuestran que el orden de los factores sí altera al producto, ya que el cumplimiento o no de los puntos según el orden expuesto, influye directamente en todos los demás y también en la consecución de los objetivos previstos.

1.Conocimiento: Para poder crear una estrategia electoral, es preciso tener nociones de la materia en sí, para que unido a las labores de documentación, se puedan contextualizar las acciones futuras que se llevarán a cabo. La base de una estrategia electoral acertada se basa en la formación adquirida con anterioridad, en un aprendizaje tanto teórico como práctico. Toda acción requiere de unos conocimientos previos para poder emplear las competencias mas oportunas y cumplir con las expectativas que el partido espera conseguir.

1456184-detalle-de-las-piedras-y-el-agua-el-rio-ticino-italia2.Claridad: La transparencia debe primar en la comunicación que se transmite tanto en los actos, en el discurso, en lo presencial y en lo virtual. No se debe concebir un mensaje si no es entendible por la ciudadanía, si no se encuentra realizado en términos sencillos y transparentes, sin opción a la opacidad. A mas claridad, mas fácil será su entendimiento por parte de la población y por tanto, mayor facilidad para que el mensaje llegue al publico objetivo hacia quien va dirigido.

3.Coherencia: Si la claridad es importante, la correspondencia entre lo que se dice y lo que se hace, la similitud que debe existir entre el candidato y el mensaje deben ser conceptos situados en una misma línea. El apostar por una propuesta y actuar de manera contraria a lo que se propone, puede confundir al electorado y que considere al candidato y al partido contradictorios, obteniendo como resultado la pérdida de votos de aquellos sectores y públicos que consideren incoherentes las hazañas de un candidato o partido concretos.

fondo-marketing-polc3adtico24.Contacto: El contactar con la ciudadanía es esencial en campaña electoral. La empatía, la conversación y el debate ayudan a la retroalimentación entre emisores y receptores. Las ideas de los partidos se intercambian con los problemas que afectan a un determinado vecindario para poder hablar de que soluciones comunes realizar finalmente. Actualmente este contacto se realiza de manera presencial, donde la rentabilidad electoral puede medirse en macro y micro eventos y de manera virtual, a través de las redes sociales, donde la proyección de los comentarios que se intercambian es mucho mayor y tendrán repercusión internacional. Por tanto, en ambos modos de contactar con la población los mensajes deben salvaguardar las características anteriormente descritas.

En definitiva, la finalidad de toda campaña electoral radica en la captación de votos y esta será mayor o menor dependiendo de como hayan empleado las Cs de la campaña: Los conocimientos adquiridos previamente unidos a la experiencia, la trasmisión a los públicos de mensajes claros hasta el punto de quedar convencidos con las iniciativas de un partido u otro, la coherencia entre acciones y palabras y el acercamiento a la población que hayan estimado oportuno. Si han sabido emplear cada uno de estos cuatro puntos en su beneficio, habrán conseguido llegar a la quinta C: Convencer al público.

 

Comunicación errónea o estrategia política

La comunicación política tiene muchas vertientes, y hay que saber distinguir cuando utilizar cada una de ellas. Se piensa que la comunicación es sólo una, donde hay un receptor, un mensaje y un emisor. Pero aun teniendo los mismos componentes, estos también cambian, y dan lugar a la materia multidisciplinar que nos ocupa.
Que coincidan partido y gobierno puede dar lugar a confundir la comunicación que transmiten.
Voy a tomar como ejemplo, la comunicación llevada a cabo por el Partido Popular en el gobierno y en el partido.

Al igual que el gobierno utiliza un portavoz para los asuntos de gobierno, no es el mismo presidente el que informa, hay que saber diferenciar entre comunicación de partido, y comunicación gubernamental. Son dos subtipos diferentes de comunicación dentro de la institucional en los que dar los mensajes debe de estar bien diferenciado, aunque institución y partido sean el mismo.

Según donde se lleve a cabo la comunicación de partido, tendremos resultados diferentes:
Si se hace en un acto público, todo aquel que se acerque al mismo, será el receptor, pero si se realiza en un congreso de partido, el receptor cambiará a personas con una misma ideología política siendo un público mucho mas afín, mas concreto y mas fácil de persuadir.

En estas últimas semanas, comprobamos por parte del Partido Popular, que está siendo una práctica habitual confundirlos. En el congreso que realizaron en Málaga, dos de los actuales ministros, en sus discursos, dieron información sobre medidas que el gobierno iba a tomar. Dar esa información en un acto de partido, tiene un factor positivo, y uno negativo. El positivo, es que ayuda a alentar el compromiso de sus militantes asistentes con sus iniciativas y medidas para mejorar, y como negativa, ¿por qué otorgan el beneplácito de informar sobre temas de importancia para toda la sociedad, en exclusiva a sus partidarios? Es que no somos todos iguales?

Y algo similar ha ocurrido en el 17º Congreso en Sevilla. Mariano Rajoy delante de los militantes, ha dado explicaciones sobre las medidas tomadas por su gobierno. ¿Pero esa no es labor del portavoz gubernamental?
El utilizar un acto de comunicación de partido, para realizar comunicaciónes relacionadas con el gobierno, que afecta a toda la nación, crea desigualdad dentro de la sociedad, ya que existen privilegios informativos para aquellos militantes del partido en el poder.

El que su secretaria general, informe sobre asuntos del gobierno, al cual, ella no pertenece, también tiene aspectos positivos y negativos. Positivos como llevar a cabo una estrategia política de cara a la consolidación de la nueva cúpula azul y así aumentar su estabilidad ante la sociedad, y negativo, ya que quita protagonismo al portavoz gubernamental para otorgárselo a la secretaria general del partido. Una vez mas, vuelven a confundir comunicación de partido, con comunicación de gobierno.

Por tanto, utilizar la comunicación política en beneficio de unos pero en detrimento de otros, ¿es lo correcto?
Considero que deberían hacer de la delgada línea que en el Partido Popular separa partido de gobierno, una mas gruesa para otorgar a cada uno el lugar que le corresponde, evitando así malentendidos y prioridades en cuanto a comunicar determinados asuntos de interés público a un grupo de personas afines.
La comunicación política, debe ser llevada por profesionales, y dirigir la información hacia los ciudadanos en su totalidad.

Minorías corruptas

Nuestra clase política, tiene una característica nueva, una nueva realidad social; ser la tercera preocupación de los ciudadanos en cuanto a temas de corrupción que se van conociendo.
Debido a los acontecimientos de estos últimos tiempos en nuestro país, donde raro es el día en el que no se conozcan nuevos casos de corrupción en nuestras esferas políticas, veo necesario hacernos las siguientes preguntas: ¿Por qué una minoría aprovecha el poder otorgado por una mayoría para lucro propio? ¿No debería ser esa mayoría la que realmente gobernase, siendo esa minoría su representante en las instituciones, y la que actúe pensando en la colectividad y no en lo individual?
Hay que recordar que quienes les dan el poder que mas tarde corrompen, somos los ciudadanos de a pie, aquellos que nos sentimos identificados con sus propuestas y compromisos, aquellos que depositamos nuestra confianza en unos gobernantes a los que sentimos afines y resolutivos.
Y cual es nuestra gran sorpresa al descubrir que han utilizado esa confianza para hurtar, mentir y para un lucro propio en vez de pensar en un beneficio social, demostrando un egoísmo cada vez mas evidente.

Si hablamos de comunicación política, vemos que la están transmitiendo mal, tanto a nivel institucional, como a nivel político, ya que provoca una generalización social sobre los malos haceres de los representantes, cuando realmente, son una minoría, los que se lucran personalmente con el dinero de todos.
Utilizan una posición de mando en los niveles institucionales, otorgado gracias a los ciudadanos, para aumentar su patrimonio personal con actividades poco recomendables, lo que hace que el prestigio y la forma de trabajar de la institución a la cual representan, pierda confianza de cara a los ciudadanos, al igual que el partido al que pertenezca.

Aquí juegan un papel muy importante los medios de comunicación. Aún siguiendo líneas editoriales muy diversas y escribiendo a favor de un color político u otro, son ayudantes del sistema democrático, contribuyendo a la transparencia y a una mejor calidad informativa de la sociedad, ya que son la voz crítica y reflexiva, los intermediarios entre los gobernantes y los ciudadanos.
Añadir que las redes sociales en todo este entramado de mayorías representadas y minorías representantes, tambien están siendo clave a la hora de conocer de primera mano, como herramientas de participación y debate, las actividades realizadas por los políticos.

Por tanto, vamos a utilizar los medios que tenemos a nuestra disposición para conocer, debatir, hablar y denunciar con pruebas aquellos comportamientos que no son dignos de la democracia y mucho menos de la representación que merecemos.

Perversión política 2.0: ¿dignificar o desprestigiar?

Redes sociales y política, siempre han ido de la mano desde su integración a principios del siglo XXI. Se han complementado positivamente en muchos aspectos.
Pero es en los tiempos actuales, cuando esta interactuación entre políticos y comunicación 2.0, en especial entre representantes en instituciones de los ciudadanos de a pié con el mundo virtual, han supuesto un cambio en algunos aspectos hacia lo negativo, hacia mostrar los aspectos adversos de las actuaciones de unos y otros en sus respectivas tareas políticas.
En esta sociedad de la información, se dan casos cada vez mas numerosos de publicaciones en redes sociales, por parte de nuestros representantes a cualquier nivel, de ataques hacia otros políticos con los que comparten asiento en las instituciones públicas. Estos ataques, comienzan a estar documentados con vídeos y fotografías de las actuaciones que se realizan en nuestras corporaciones y organizaciones públicas, siendo en un porcentaje bastante alto, objeto de ataques perversos e incluso maquiavélicos hacia otros compañeros institucionales, con la finalidad de dejarles en mal lugar ante la opinión pública.

Hoy en día, es normal ver a nuestros políticos, utilizando las redes sociales para darse a conocer, contactar con otros políticos, con personas anónimas, en definitiva, humanizar y popularizar al usuario político.
Es cuando ese representante de la democracia se alía a la perversión cuando esa humanización que pretende conseguir en el mundo 2.0 se convierte en una cuestión animal, pasando de lo inteligente y lo amable que caracteriza a lo humano, a lo visceral e irracional de lo animal.
Están comenzando a utilizar la comunicación 2.0 como meras batallas de guerra, donde el ganador es aquel que tiene el atrevimiento a evaluar y crear un juicio paralelo en la sociedad sobre el vencido, siendo incluso víctimas de sus propias acusaciones y enjuiciamientos públicos virtuales.

Soy consciente de la libertad digital con la que actualmente contamos, y que la usamos para escribir lo que queremos, cuando queremos y como queremos. Esta libertad enumerada en muchos textos jurídicos, hace que nos realicemos la siguiente pregunta; dentro de la libertad digital que Internet y las redes sociales nos brindan, ¿Cual es el límite entre una política dignificada y otra desprestigiada?
Es cierto, que la realización de estas actuaciones, puede conllevar un conocimiento por parte de los ciudadanos mucho mas exhaustivo de los cometidos y actuaciones que se realizan en las instituciones públicas. Teniendo en cuenta la pregunta anterior, deberíamos ahora preguntarnos si esa información virtual y pública sobre la forma de hacer política es totalmente objetiva, o implica algo mas por parte de la persona que lo publica.

La reputación y prestigio de un político, se ve afectada desde el momento en el que piensa en la realización con fines dañinos de vídeos y fotografías durante los plenos, reuniones, comisiones y otras actividades políticas.
Cuando nuestros representantes se encuentran ejerciendo su trabajo como políticos, deben de dedicarse a que éste sea el mas completo, transparente y democrático posible, dejando de lado, la realización de vídeos o fotografías a los demás compañeros institucionales, para mas tarde mofarse de ellos en público.

¿Por qué se empeñan en ejercer una política dañina, en vez de una política democrática para los ciudadanos que les han dado su confianza con el fín de mejorar nuestro país?

¿Cómo vamos a conseguir dignificar la política, si los mismos que se dedican a ella, utilizan las nuevas tecnologías y las redes sociales, para desprestigiar a los partidos contrarios en las instituciones tanto a nivel local, autonómico y nacional?

Bajo mi punto de vista, esta mala práctica virtual, conlleva a percibir el trabajo político de manera distorsionada, sujeta a susceptibilidades que quitan toda objetividad a las decisiones que se toman en nuestras instituciones.

Pero si está mal visto el publicarlo, peor está por parte de los políticos y públicos afines el “clickear un me gusta” o compartirlo en sus muros, o “retwittear” una foto. Esta actuación es mas irrespetuosa aún que la anterior, ya que los que actúan así, dejan mucho que desear como profesionales, demostrando que la calidad política tiende cada vez mas a suspender que a arañar unas décimas para obtener un aprobado.

La calidad de nuestros políticos, comienza a ser cuestionable cuando se ven actuaciones de este tipo.
Después de esta reflexión, llego a la conclusión de que dedican su tiempo de trabajo para criticar, poner faltas a los demás y regocigarse con su público virtual de la hazaña nociva, en vez de para mejorar la calidad de vida de todos nosotros, que es para lo que se les dió legitimación en los diferentes procesos electorales.
Si realmente queremos una política de calidad, deberemos paliar estas actuaciones, mas características de la prensa rosa, que de una política española contemporánea de calidad.