Asertividad, Neolenguaje y Comunicación Política

chess-316658_960_720

Cuando hablamos de candidatos y políticos, normalmente lo relacionamos directamente con el liderazgo, esa capacidad de persuadir y movilizar a un público de manera voluntaria.

Ser un líder, supone promover una serie de habilidades sociales que colaboren en la transmisión de una comunicación eficaz, donde el receptor lo asimile y lo entienda de la misma forma que el transmisor desea.

La eficiencia comunicativa que todo líder debería poseer, encuentra un gran aliado dentro de las estrategias, la asertividad, una habilidad que solo encuentra significado como adjetivo, se ve escenificada cada vez mas en los políticos en la relación de éstos con las emociones y los sentimientos, en saber expresar su opinión sin dañar a los demás por lo que diga y cómo lo diga, en salir bien parado de un encuentro con posibles electores.

Transmitir un mensaje, supone una serie de aspectos para que, en suma, pueda considerarse asertivo. Respeto, positividad, empatía y escucha, fomentan la eficacia en la comunicación de los políticos.

wood-cube-473703_960_720

Pero la asertividad no queda nada mas que en eso, sino que a su vez, encuentra una técnica complementaria con la que tiene una relación de amor-odio, que conlleva a su deterioro, llegando incluso a confundir ambos aspectos y que su significado se malinterprete. “El pensamiento depende de las palabras que lo construyen” es una cita que define el neolenguaje, forma de expresión anclada en la manipulación en términos negativos y que en el sector político actual, se encuentra al orden del día.

Este término que George Well en 1984 expuso en una de sus obras, hacia referencia a la lengua de Oceanía, la cual, tenía una serie de pautas y peculiaridades a la hora de implementarla, dejando clara la estrategia de su utilización; la manipulación de la ciudadanía y crear un pensamiento acorde a aquello que nosotros queramos, limitando el alcance del pensamiento.

Publico320Fuente: Público.

El neolenguaje supone utilizar una serie de palabras y tecnicismos que evite el correcto entendimiento por la población de lo que se está diciendo, convirtiéndolo en algunos casos, en un arma ideológica, el transmitir una serie de palabras que en suma llevan a no pensar significado de éstas, lo que supone la confusión absoluta y una contradicción con el valor añadido que la asertividad considera.

Hablar de crisis, de paro, de valores negativos  o ataque a otros candidatos en un debate, son momentos del ciclo político en los que la asertividad y el neolenguaje confluyen. Por un lado, decir lo que se piensa sin que la otra parte se sienta atacada o afecte a sus emociones, por otro, emplear un lenguaje y símbolos que no conlleven el pensar lo que significa, impidiendo por tanto, la capacidad de argumentación y creando tensiones.

CGmmDjGXIAAtGy-

Es por ello, que debemos saber separar las habilidades sociales como la asertividad de las técnicas comunicativas como el neolenguaje, a veces relacionados pero con significados diferentes, aunque se encuentre dentro del universo del liderazgo político en este caso y se pueden utilizar de manera complementaria para reforzar valores, emociones, estrategias y en definitiva, mensajes.

Fuente de imágenes: Pixabay.com y Público.es

Anuncios

Etiqueta y protocolo en campaña electoral

 

proper

El protocolo, ese conjunto de procedimientos que ayudan a reforzar los intangibles de la comunicación y que se hace mas presente en la organización de eventos, ha tomado por costumbre utilizarlo de manera generalizada cuando se hace referencia a otros aspectos considerados complementarios, como son el ceremonial y la etiqueta.

Si nos quedamos con el segundo concepto, la etiqueta, seguro que vienen a nuestra cabeza palabras relacionadas como la corbata, el traje, la gran gala o el tocado, todos ellos vinculados, pero que solo forman parte de una pequeña parte de lo que este término implica. La etiqueta detalla no solo la literalidad de la vestimenta acorde a donde nos encontremos, también engloba el comportamiento adecuado a las situaciones que nos sobrevienen.

Untitled

El respeto, la educación y la amabilidad transmitida mediante una comunicación eficaz sientan las bases de una etiqueta coherente y lógica en la comunidad en la que nos desenvolvemos y desarrollamos de manera personal y profesional.

En campaña electoral, es importante tener en cuenta estos elementos en la relación de un candidato con la ciudadanía a la que pretende persuadir con el fin de conseguir su movilización el llamada día d y conseguir impulsar los intangibles de los partidos como marca.

rajoy_220810
Está claro que si un candidato no tiene en cuenta en sus actuaciones la etiqueta adecuada, la malinterpretación y el aflore de emociones negativas sumarán en su contra y la percepción que se tiene sobre el y en consecuencia sobre el partido al que representa.

El protocolo y la etiqueta en campaña nos están enseñando puntos de vista diferentes a los que los medios pueden proporcionarnos con este cúmulo de impactos al que nos vemos sometidos en estos días y que cooperan en la consecución de la cita popular “es en las distancias cortas donde una persona se la juega”.

articulos-323986

Imaginemos un candidato que trate mal a un ciudadano durante los paseos de campaña o que en un discurso central de un mitin utilice un vocabulario que los asistentes no entiendan. Se espera un comportamiento definido de los candidatos para incrementar su reputación, imagen y que remuevan las emociones y sentimientos positivos hacia el, aspectos, que se verán fomentados con el correcto uso del protocolo y la etiqueta.

Esta etiqueta también se adapta a las nuevas formas de comunicación y es posible visualizarla en las redes sociales a través del novedoso término netiqueta o protocolo virtual y que en esta campaña electoral, encuentra ejemplos de cómo no saber utilizarla en beneficio del partido al que se pertenece.

GRA202. VALLADOLID, 14/05/2015.- El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se hace una fotografía con un joven durante el paseo que hoy ha realizado por el centro de Valladolid junto a los candidatos a la alcadía de esta ciudad y a la presidencia de la Junta de Castilla y León. EFE/Nacho Gallego

La campaña de guerrilla, de atacar al otro, ha encontrado en la falta de protocolo y etiqueta un filón a través del cual conseguir ganar en la llamada arenga política 2.0
Un desafortunado tuit sobre el físico de una candidata, ha dado la vuelta a la red, consiguiendo el objetivo contrario al esperado, consecuencia de un protocolo que deja mucho que desear.
#Yotambienestoyfondona

Seguiremos pendientes a estos ingredientes que dan sabor y coherencia a una campaña electoral ácida y profesionalizada.

Debates y Protocolo Político

debateprotocolo.jpg-large

Hoy, muchos son los expertos, profesionales y medios de comunicación que analizan y reflexionan sobre el debate que se realizó anoche con motivo de la campaña electoral en la que nos encontramos sumergidos hasta el próximo día 20 de diciembre.

imagesEl debate, es un macroevento político con una larga tradición electoral, que seguro recordamos, como el celebrado entre los candidatos Nixon y Kenedy, Clinton- Bush o en España Aznar y González, siendo el de ayer diferente al incluir a los candidatos políticos a presidente de dos partidos que actualmente no tienen representación en el Congreso y dejando de lado a dos que si que lo tienen, pero que actualmente son menos mediáticos y sobre los que las posibilidades de conseguir representación, según las encuestas son escasas.

Bajo mi punto de vista, la escenografía fue demasiado fría, con un atrezo que recordaba al de un concurso de televisión, con elementos que se pensaba iban a ser útiles a los debatientes pero que finalmente no se utilizaron, como las sillas altas que proporcionaron (podían dar imagen de debilidad), una opción cada vez mas extendida e incómoda, aspecto que aumenta aun mas la tensión y los nervios cuando toca hablar en público, y que en el caso de las mujeres pueden causar mas de un problema al sentarte con una determinada prenda de vestir como los vestidos y las faldas.

La luz que se encontraba tras el plató principal, con mas de 10.000 leds, era molesta a la vista para quienes lo vimos desde el televisor.

Captura de pantalla 2015-12-08 a las 11.07.21

Con todos estos puntos, considero que en este debate se pensó mas en la innovación como plató de televisión y en cómo daría en cámara, junto con los espacios para prensa, que en la propia comodidad de los candidatos que se jugaban su reputación y el poder arañar unos votos mas.

Fue durante su celebración, sobre todo en el antes y el después, donde se puede observar la importancia del protocolo corporativo y cómo ayuda a transmitir imagen y mensaje, pero también la etiqueta, que engloba tanto el vestuario de los candidatos como su comportamiento durante el mismo, aspectos que han dado mucho de sí en redes y en medios durante su celebración y el día después.

El saludo entre los debatientes, el color de la chaqueta, la falta de ella, el maquillaje,  reírse de lo que exponen los otros candidatos, la sonrisa y un sinfín de otros aspectos en detalle, conforman la etiqueta.

5665dfd125d32.r_1449531249008.0-18-975-520Ya la cámara en el coche que cada candidato llevaba, nos enseñó su colocación protocolaria. Al llegar a las instalaciones donde se celebraba el debate, los anfitriones, que eran el presidente de Atresmedia y de Antena 3, les recibieron a pie de coche, donde se saludaron y pasaron a hacerse una fotografía conmemorativa del momento, colocados en alternancia, ocupando el puesto de honor cada uno de los participantes como invitados honor a las instalaciones.

La nota diferenciadora la puso Soraya Saez de Santamaría quien, al salir del coche, antes de continuar con el programa preestablecido por los anfitriones, se acercó a saludar a Andrés Herzog, quien se encontraba allí con un grupo de militantes y simpatizantes de su partido, disfrazados con caretas con su cara a modo de protesta por no haber estado incluido en este debate a 4.

Soraya1

Tras ella, pusieron camino a los espacios habilitados para cada equipo asesores (War Room),  a quienes podemos denominar séquito técnico que acompaña al invitado de honor.

En este acompañamiento, primero observamos a los anfitriones con el candidato, seguido de su séquito técnico, siguiendo una presidencia en alternancia impar, menos en el caso de Pablo Iglesias, ya que Iñigo Errejón ostentó la 2 posición como invitado de honor, quitando protagonismo al candidato que va a debatir.

Tras  acomodarse en las War rooms, tocaba uno de los momentos mas importantes que también estaba regido por el protocolo corporativo; la foto de los 4 candidatos con los presentadores.

Las posiciones de cada candidato, seguía el criterio que se sorteó para ocupar los rectángulos del escenario, dejando a los presentadores la presidencia par de la fotografía. Sobre la precedencia en la foto, Vicente Vallés ocupaba la 1º posición,tal vez por estar en Antena 3 (cadena en la que Vallés es presentador).

31

Por tanto, si me preguntan quien ganó el debate, está claro que el protocolo fue ganador al demostrar sus beneficios en este macroevento político. El debate, nos hizo ver durante su celebración que el protocolo, en este caso corporativo – político, es un elemento de la comunicación que ha estado presente y ha colaborado en la unidad, la reputación de la empresa organizadora y en el propio desarrollo del mismo. Una secuencia protocolaria estudiada que enseña su importancia en la imagen que proyecta y que suma en definitiva al mensaje que se quería transmitir; un paso mas hacia la mediatización de la política en campaña electoral a través del medio mas poderoso, la televisión.

Campaña espejo

Seguro que en estas ultimas semanas, al encender la televisión o informarse en prensa, les ha venido a la cabeza la frase “esto ya lo he visto antes”.

llamar

Ahora que se acerca la campaña electoral y los eventos se multiplican hasta límites insospechados, la información va acorde a ellos y podemos observar un aspecto cada vez mas evidente, al que hemos denominado campaña espejo.

¿A qué hace referencia? A aquellos momentos en los que los “deja vu” se convierten en una máxima debido a la repetición constante de los movimientos por parte de los partidos políticos, dentro de un mismo escenario, donde se realizan las mismas acciones y se toman las mismas fotografías con el propósito de informar al electorado, demostrar la transparencia en las actuaciones de los partidos y finalmente acercarse al mismo para que se movilice. Mismas acciones y mismas imágenes suman mismos mensajes.

el-centro-como-virtud

El que la ciudadanía vea repetidas las actuaciones de los diferentes partidos basándose en su líder, deja clara la sobreexposición a la que esta sometidos los candidatos, quienes ocupan el doble de espacio en medios y asisten a programas de diversa índole, donde, se olvidan de la política y enseñan su lado mas humano con el que se pretende persuadir a la población a través de la empatía.

Una vez mas, la televisión se ha convertido en el soporte del éxito político, pero curiosamente sin medir la política, sino al candidato y el share que su intervención provocará en las audiencias, y podríamos decir, en el mundo paralelo de comentaristas y Twitter.

La americanización, el copia y pega que sufrimos en los eventos que suceden en campaña también nos hace ser espectadores de estas campaña espejo, que en ocasiones, están diseñadas para que esta tendencia forme parte de las estrategias políticas de los partidos, al asociar la información proporcionada con las imágenes de líderes internacionales a los que quieren equiparase y que son referentes.

Este punto de vista de salir mas en los medios o hacer mas actos que conlleven ocupar mas tiempo en los espacios en los que la ciudadanía se informa, ayudará a que se reconozca mejor al candidato, pero pierde su esencia cuando son todos los que presentan mas opciones de obtener representación los que acuden a los mismos programas de televisión y radio y realizan similares actividades y eventos. Donde buscan diferenciación, encuentran normalización y por consiguiente, aburrir al electorado y fomentar el pensamiento de que se encuentra con la misma política que siempre, sin diferencias.

Hay que añadir que las redes sociales y la era de la información en la que nos encontramos juega un doble papel; de un lado, informar acerca de lo que ocurre, siendo aún mas conscientes de la tendencia de hacer las mismas cosas, de otro, dan un toque de innovación e interacción adaptado a los nuevos tiempos y necesario en la nueva concepción de la política, incluso creando nuevos eventos que también comienzan a entrar en una etapa de recesión.

 

En esta nueva tendencia parece que los candidatos políticos son superhombres y supermujeres dispuestos a jugarse la vida por ganar las elecciones, donde enseñan facetas privadas como cocinar, cantar, bailar, realizar deportes de riesgo o tocar algún instrumento. Esta nueva forma de comunicar por la que la política lleva apostando muchos años pero que se ha multiplicado este 2015, olvida a la política y empodera al candidato.

elhormiguero

A día de hoy, la ideología ha dado un paso atrás y el personalismo se convierte en un aliado de los partidos, basado en la repetición y donde en algunos casos, se entran en bucles informativos que consiguen el objetivo contrario al que se persigue.

Que un candidato ejecute este modelo de campaña ayuda a su reconocimiento, pero cuando se trata de todos los candidatos de los diferentes partidos quienes lo realizan, se pierde el significado y la estrategia se diluye. No perdamos el norte y busquemos la diferenciación fuera de la sobredimensión informativa que hace parecer a todos los candidatos iguales.

 

Crisis, Terrorismo y Comunicación Online

Keyboard - with a big Crisis

En estos días, debido a las circunstancias acontecidas el pasado viernes, estamos siendo espectadores directos de la comunicación que se lleva a cabo entre institución – ciudadano por parte del gobierno galo y podemos destacar dos aspectos; la transmisión de mensajes en periodo de crisis, y el masivo uso de las redes sociales.

La comunicación de crisis, podemos compararla con una campana de gauss, donde el punto álgido supone el momento de mayor incertidumbre sobre el riesgo que puede provocar. Muchos expertos hablan de las diferentes fases de la comunicación de crisis, diferenciadas en:

hollande-755x380

Pre-crisis, donde, surgidos los primeros picos que inducen la posibilidad de entrar en una crisis, se evalúan los riesgos que pueden aparecer para contrarrestar con una reacción en consonancia y crear el plan de gestión de la misma de manera personalizada.

Los momentos iniciales del atentado, fueron  confusos, ya que no se sabia la magnitud de lo que estaba pasando, intentando digerir la información que iban recibiendo, mientras que el mundo, a través de las redes sociales se iban haciendo eco de que algo muy grande estaba ocurriendo en las calles de Paris.

0013752889

Crisis, momento en el que los medios recogen lo sucedido y se hace público, convirtiéndose éstos en un actor principal del desarrollo de la crisis. Es indispensable que en esta fase se asuma que existe una crisis, y se utilice la información adecuada y contrastada correctamente.

La rápida intervención del Jefe de Estado francés como portavoz directo, esquivando acusar sin tener la certeza de quienes habían sido los culpables, con  un discurso directo, claro, dirigido a la población y anunciando las medidas que se iban a llevar a cabo, demuestra  el buen conocimiento de los procedimientos necesarios en estas situaciones, que por desgracia, han tenido que ejecutar.

Su presencia en uno de los lugares donde iban a atentar y la visita al lugar donde hubo el mayor número de víctimas, unido a una estrategia de gestión también seguida por el primer ministro, colabora en las tareas de cercanía, de humanización y en este caso, de indignación y solidaridad.

escenario

Post- crisis, momento en el que se busca la vuelta a la normalidad, y la información empieza a decaer. En este caso concreto, esta última fase se encuentra totalmente distorsionada por la dimensión de los incidentes y la repercusión mediática que suponen, donde en vez de decaer, crece exponencialmente conforme se van conociendo mas datos de los fallecidos, los testigos y los culpables de estos atentados.

En esta línea, la declaración del estado de urgencia, y la incompatibilidad con determinadas libertades, entra en debate con la seguridad ciudadana, por lo que aún nos queda mucho por analizar y ver en esta crisis.

Toda esta gestión de comunicación de crisis, ha encontrado un factor que cada vez  evoluciona mas rápidamente y que complementa en ocasiones y disturba en otras; la masiva utilización de las redes sociales como Twitter, Facebook y el novedoso Periscope, han apoyado totalmente la comunicación entre autoridades y ciudadanos, que se iban informando casi a la vez que se sucedían los fatales sucesos. Una espiral de información que también encuentra su parte mas turbia, como los bulos, la información no contrastada y las tensiones entre usuarios.

proxy

Por tanto, ante una situación crítica, queda legitimadas las redes sociales como medios de información indispensable, donde el contacto se hace mas cercano, pero a su vez, dista mucho de la veracidad necesaria para considerarlos serios, factor a favor de los medios tradicionales.

Este artículo es mi pequeño homenaje a las víctimas del terrorismo tanto en París como en otros lugares del mundo.

Asistimos a cambios a una velocidad que en ocasiones llega a marear, seamos consecuentes con la información que recibimos, producimos y compartimos.

 

Fans Políticos

consejos1

Largas colas de espera para estar a pocos metros de distancia, Lágrimas de emoción unidas a pósters, música, revistas, videos…todo material promocional es poco para explicar esa magia que algunos personajes del mundo de la farándula despiertan en jóvenes y no tan jóvenes cuando se nombra a su ídolo.

Si a ese fanatismo, unimos la posibilidad de pasar unas horas cara a cara con el, serán instantes que harán las delicias de quienes sueñan con ellos, y posiblemente tomarán esa anécdota como principal para contársela a sus nietos.

Este fenómeno que en ocasiones muchos tachan de enfermedad o síntomas de locura, tienen su propio espacio en sectores como el musical o el cinematográfico, siendo ambos quienes colman información acerca de la cantidad de fans que se mueven a su alrededor, incluso en las redes sociales, donde se abarrotan los mensajes, las fotografías y memes dedicados a ellos, para conseguir que su adorada figura se fijen en ellos y que en términos de comunicación (siempre guardando las distancias), podríamos calificar como creadores de impactos publicitarios que transmitan un mensaje a su público objetivo y consiga acercarse a el.

fans

Todos realizan sus propias estrategias para estar cerca de su ídolo, tocarle, abrazarle aunque en ocasiones se jueguen la vida asaltando. Existen a su vez fanatismos enfermizos que han acabado con sentencias penales al mermar la libertad y seguridad de algunas personalidades.

Este conjunto de elementos que confluyen en masas y concurren unos con otros, caracterizando una determinada situación, si vamos un poco mas lejos, podemos decir que a la hora de celebrar un concierto, intervención en medios o visita a algún espacio, el fenómeno fan puede dar un giro y convertirse en un peligro del cual tener que resguardarse.

fases-do-fanatismo

Este fenómeno también se observa en política, donde la admiración y el odio en ocasiones, podría medirse por los mismos parámetros que los producidos entre un cantante y sus fans. El político, tomando la tendencia del  infoentretenimiento como propia, y creando un modelo de político pop, consigue persuadir a su público, que en ocasiones responde de una manera sobredimensionada a sus mensajes e intervenciones.

Levantan pasiones, también tienen su público y deben de cuidarlo a través de la empatía, los eventos y actos de cercanía, siempre que este fanatismo no llegue al extremo y peligre la integridad de quienes se concentren en un determinado momento con el fin de acercarse a él.

20150722_wilson_trumpfans_ap

Si esas acciones, en términos políticos,  unimos el fervor que muchos sienten por la ideología, el debate y lo bañamos con las redes sociales, tendremos un cóctel molotov que enseña el fanatismo político en estado puro.

Por tanto, el fomento del fanatismo tanto por los políticos como por otras figuras, sólo ayudan a demostrar en la mayor parte de los casos el animal que llevamos dentro y en ocasiones, sacará lo peor de quienes lo pongan en practica. Los fanatismos, en todos sus extremos nunca serán positivos.

Bailando con la política

aguirre bailando

La campaña permanente es una constante en los ciclos políticos, pero necesitará de momentos de control y de promoción que muevan los tiempos de actuación.

En esos momentos de promoción, las elecciones ocupan un lugar privilegiado y podríamos definirlas como una sucesión de eventos para persuadir a los públicos, generar contenido y crear opinión pública.

La celebración de estos eventos, conllevan una serie de dinamizadores que apoyan los discursos y propuestas electorales de los partidos que se presentan, de los candidatos y de sus políticos mas representativos, donde las siglas partidistas, los colores y los himnos enmarcan momentos de éxtasis y motivación política.

Josep_Antoni_Duran_i_Lleida-CiU-acto-juventudes-Elecciones_20-N_MDSVID20111109_0166_4

Junto con esos propósitos que los actos electorales tienen, se entremezclan otros objetivos que están directamente conectados con el candidato, el cual, deberá aprovecharlos para mostrar su cara mas empática o su perfil como representante, siempre pensando en una compensación en votos el día de las votaciones.

En esta tarea que los candidatos tienen y que los eventos enmarcan, hemos visto las dotes de éstos en cuestiones musicales, donde el tocar un instrumento como el saxofón o la batería hacen levantar a todo un auditorio de votantes e incluso el cantar seduce al electorado como flautista de Hamelín de los cuentos, sin olvidar aquellos videos publicitarios en los que el candidato únicamente baila, y que sin conseguir los resultados esperados, consiguió ser la sensación durante la etapa electoral.

 

iceta queen

Pero si de algo se ha hablado en las ultimas semanas es del órdago independentista en las elecciones catalanas, junto con las dotes coreográficas del candidato socialista en sus actos de campaña, convirtiéndolo en tendencia en las redes sociales, protagonista de memes varios y donde han corrido ríos de tinta acerca de si su actuación era la mas adecuada para su partido y para su imagen.

Lo que resulta curioso, es que esta maniobra tachada de electoralista, ha conseguido que el candidato socialista cope la información y fomente la memoria a corto plazo que las elecciones sacan a relucir;  Si tiramos de hemeroteca, vemos que no es ni la primera que los bailes aparezcan en los actos electorales y apuesto porque tampoco será la última.

Muchos han sido los candidatos que se han animado a echarse unos bailes en sus actos, cuestión que también dependerá del propio carácter del político, del momento en el que se encuentre, de su ánimo y de si la canción que suena les invita a moverse. Queda claro que la celebración de eventos ayuda a mostrar caras de los candidatos que en otras situaciones, no sería posible.

Por tanto, considero que en un momento en el que las formalidades estrictas dan un paso atrás, estas actuaciones colaboran positivamente en las tareas de personalización, caracterización, diferenciación y humanización de la política, siempre en el contexto de la celebración de la campaña permanente.