Pánico en los eventos

San Fermín, una de las fiestas tradicionales españolas más conocidas  a nivel internacional y que supone un  reconocimiento inmenso del patrimonio intangible de nuestro país, ha sufrido en esta edición un día que muchos de los asistentes no olvidarán.

tapon_sanfermin_pri

El pasado sábado de estas celebraciones de interés turístico que suponen tanto a Pamplona,  tienen puntos  conflictivos que consiguen todo el protagonismo de estas fiestas, ya que hay vidas que corren el riesgo de desaparecer y  que penden de un hilo debido a un cúmulo de factores, aparte del de enfrentarse cara a cara a un morlaco de 500 kilos.

El correr delante de un toro, ya conlleva una tensión que sólo saben controlar los corredores profesionales, pero si a esta tensión  unimos las aglomeraciones de población que te hace imposible poder ponerte a buen recaudo, puede hasta costarle la vida a alguno de los asistentes, y no solo por una cornada, sino por un ataque de ansiedad, un aplastamiento torácico o por otras causas que este procedimiento identificado como pánico social o de masas produce en las personas que se encuentran inmersos en ellos.

Mascletá en la plaza del Ayuntamiento

Un ruido no identificado, una chispa, una valla en un mal sitio, una riña entre varias personas o una mala planificación son normalmente las causas más comunes de este pánico en masa que se dan normalmente en grandes eventos donde el número de público asistente sobrepasa las medidas previstas de seguridad, lo que conlleva que determinadas zonas donde se producen estas aglomeraciones se convierten en trampas, que provocarán esta reacción en cadena que puede ser mortal.

Las mareas humanas son impredecibles, aunque la primera reacción individual que se suele tener es salir de la zona de peligro lo antes posible de la manera que sea, lo que unido a un imprevisto en la seguridad o a un mal cálculo de público asistente, provocará un tapón humano o cuello de botella donde se viven situaciones realmente escalofriantes tanto para los que se encuentran dentro de estos agolpamientos como para quienes los están viendo desde fuera.

En nuestro país existe  una tragedia reciente que tuvo lugar por este pánico social; lo ocurrido en la fiesta de Halloween de Madrid Arena el pasado octubre de 2012, donde hasta 5 fueron las víctimas mortales de esa masa humana.

Imagen-del-tunel-del-Madrid-Ar_54354738883_53389389549_600_396

Considero que existen un  factor que debería tenerse en cuenta obligatoriamente y que en muchos eventos se remite a un tercer o cuarto plano en la organización y diseño del pre-evento;  la masificación humana que estas fiestas suponen y que hace que los servicios de seguridad y sanitarios se vean colapsados. Pero, ¿ qué solución se da a estas aglomeraciones? Es posible limitar el número de asistentes? ¿Y el de  corredores en San Fermín?

El pronosticar el número exacto de asistentes a un evento es todo un reto a veces imposible de conseguir. Por ello, el calcular siempre hacia arriba, donde sanitarios y seguridad tengan un papel primordial en nuestra planificación de los eventos, controlando todos y cada uno de los elementos que pueden volverse en nuestra contra,  serán vitales para que las fiestas fluyan con toda normalidad.

turisdtas--647x231

Anuncios

2 Respuestas a “Pánico en los eventos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s