25 de Marzo de 2012

Realmente la noche del 25 Marzo, fue totalmente imprevisible y desconcertante.

Se respiraba un cambio en Andalucía. Después de 30 años de gobiernos socialistas, y tras los últimos acontecimientos políticos como la reforma laboral del Partido Popular, y los casos de corrupción que salpican a representantes andaluces, se hablaba de un giro andaluz hacia el partido que lidera Javier Arenas en Andalucía. Pero ese giro, ha terminado pasándose de rosca.
El Partido Popular, conseguía su ansiada victoria en Andalucía, una victoria finalmente envenenada; El avance de Izquierda Unida, que doblaba sus escaños, y el retroceso del Partido Socialista, menor del esperado, les arrebatarán el gobierno andaluz.

El cambio que se esperaba, ha resultado finalmente un cambio a contracorriente de lo expuesto por los diferentes sondeos y encuestas. Cabe preguntarse cómo los sondeos oficiales, que otorgaban la victoria y gobernabilidad al Partido Popular, no han sido capaces de vaticinar un pacto de izquierdas que serán finalmente quienes lleven el gobierno andaluz, y que se va a materializar en los próximos días.¿Cómo han podido quedarse tan lejos de los resultados finales? ¿Son fiables los resultados de los sondeos y encuestas electorales? Sólo unos pocos politólogos que podemos contar con los dedos de una mano, se atrevieron a pronosticar los resultados finales, y acertaron de lleno.

Aunque en las capitales de provincia, ha triunfado el color azul, han sido los votos de las zonas mas interiores los que han conseguido mantener a la izquierda en el poder.
Es curioso observar como esa consolidación de la izquierda ha tenido como actores principales a aquellos jóvenes con una formación extensa que han decidido otorgar su confianza a Izquierda Unida, y aquellas personas madura de las zonas mas rurales de Andalucía, que vuelven a apostar por el color rojo en sus votaciones.

Bajo mi punto de vista, lo realmente preocupante de estas última elecciones, ha sido la caída de la participación de los andaluces en mas de 10 puntos, pasando de un 73 % a un 62.3 %.¿A qué se deberá esa baja participación?
Está claro que la coincidencia de elecciones nacionales y autonómicas, influye positivamente y de manera creciente en la participación, tal y como podemos observar en la historia electoral.
En estas elecciones, queda demostrado que la movilización de los andaluces para elegir al gobierno de su comunidad, está influenciada por la percepción negativa que tienen de sus representantes, prefiriendo no ejercer su derecho al voto, mostrando conformismo y apatía hacia su institución autonómica.

En conclusión y con permiso de la abstención, gana el verde, el verde de la bandera andaluza, el verde de sus campos, el verde esperanza. Seguiremos con esa esperanza en conseguir una mejor gestión de los recursos y una comunidad mas próspera y social para todos sus ciudadanos.
No cabe mas que decir que el verde, unido al rojo, seguirán caracterizando la comunidad autónoma mas extensa, demostrando que Andalucía, es tierra de izquierdas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s